viernes, abril 13, 2007

Brasil: cae "agencia" asesina

Brasil: cae "agencia" asesina
Revólver
Las contrataciones solían hacerse por medio de un empresario inmobiliario o de automóviles.
Fuente: BBC

La Policía Federal (PF) de Brasil desarticuló una banda de sicarios que podrían estar detrás de 1.000 asesinatos en los últimos cinco años.

En total 29 personas han sido detenidas hasta el momento en Caruaru, estado de Pernambuco, al noreste del país.

La red funcionaba como si fuera una agencia.

"Las personas (interesadas en matar a alguien) contrataban un intermediario que subcontrataba asesinos o pistoleros de alquiler", le dijo a la agencia Folha Jorge Ponte, superintendente de la PF en Pernambuco.

Entre los detenidos se encuentran policías militares, pistoleros y empresarios.

La banda cobraba entre US$500 y US$2.500 por cada crimen.

Según Pontes, la mayoría de los asesinatos se debían a cuestiones monetarias y eran encargados por prestamistas sin escrúpulos.

Sin embargo, también se realizaban trabajos por celos, rivalidades o simplemente porque dos personas no se llevaban bien.

La caída

Pero la red también estaba involucrada con narcotraficantes y venta ilegal de armas y fue esto lo que permitió desarticularla.

La PF informó en un comunicado que 350 agentes de seis estados empezaron a trabajar en el caso en febrero durante una investigación por narcóticos.


Las personas (interesadas en matar a alguien) contrataban un intermediario que subcontrataba asesinos o pistoleros de alquiler
Jorge Ponte, superintendente de la PF

La mayor dificultad de los policías fue reunir las pruebas contra los investigados y prevenir a la vez que se realizaran los asesinatos previamente pactados.

En la operación fue capturado Rosemário Bezerra de Menezes, alias Preto, a quien la PF señala como el líder del grupo, cuyo poder de corrupción era enorme.

"Él estaba libre desde hace casi un año y medio, pero también lideraba la cuadrilla cuando estaba preso. Era muy conocido en la región e incluso los policías militares lo llamaban 'señor'", afirmó un agente de la PF que no quiso ser identificado.

Un empresario de inmuebles y otro de automóviles solían servir como intermediarios en las contrataciones.

Según los investigadores, miembros corruptos de la policía vinculados a la banda llegaban al lugar de un asesinato poco después de que éste era cometido y alteraban la escena del crimen para deshacerse de la evidencia y garantizar la impunidad.

Pernambuco es el estado brasileño con mayor número asesinatos por cada 100.000 habitantes: 50,7.

No hay comentarios.: