sábado, junio 30, 2007

Los priones contra el Alzheimer

Los priones contra el Alzheimer
BBC
Célula cerebral afectada por mal de Alzheimer.
Los priones impiden la acumulación de placas que causan el mal de Alzheimer.

Las proteínas que causan el "mal de las vacas locas" podrían proteger contra el mal de Alzheimer.

Los priones naturalmente presentes en el cerebro parecen impedir la acumulación de una proteína asociada con el Alzheimer.

Un grupo de investigadores británicos descubrió en pruebas de laboratorio que la beta amiloide, el bloque que sirve como base para la formación de placas en el mal de Alzheimer, no se acumulaba cuando había niveles elevados de priones.

El hallazgo puede conducir a nuevos tratamientos, según la publicación de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

En la variante del mal de Creutzfeldt-Jakob (vCJD, por sus siglas en inglés), la forma humana del mal de las vacas locas, priones infecciosos corrompen la versión normal de los priones en las células cerebrales y las obligan a cambiar de estructura, causando daños y la muerte.

Pero poco se sabe sobre la función normal de los priones, o proteínas priónicas.

Debido a las semejanzas entre el Alzheimer y enfermedades como el CJD, los investigadores de la Universidad de Leeds buscaron un vínculo entre ambos.

Formación de placas

Los investigadores descubrieron que, en condiciones de laboratorio, altos niveles de priones reducen la acumulación de proteínas beta amiloides, que se encuentran en el cerebro de las personas afectadas por el mal de Alzheimer.


Estas proteínas regulan la producción de beta amiloides, y al hacerlo impiden la formación de placas de Alzheimer
Prof. Nigel Hooper, Universidad de Leeds
En comparación, cuando se redujo el nivel de los priones o se eliminó por completo, volvió a registrarse la formación de beta amiloides, lo que sugiere que las proteínas priónicas impiden que la condición se desarrolle o se presente.

Los investigadores también trabajaron con ratas genéticamente modificadas para no producir priones, y confirmaron que las dañinas proteínas beta amiloides podían formarse sin problemas.

El profesor Nigel Hooper, quien dirigió la investigación, explicó que ahora se necesita ver si la edad afecta de alguna manera la capacidad de las proteínas priónicas de proteger contra el mal de Alzheimer.

"Hasta ahora, la función normal de las proteínas priónicas no es clara, pero nuestro descubrimiento identifica que estas proteínas regulan la producción de beta amiloides, y al hacerlo impiden la formación de placas de Alzheimer", dijo el profesor Hooper.

El cinetífico agregó que aunque se necesita aprender más sobre el tema, en teoría si se puede establecer un tratamiento que replique el efecto de los priones podría detener el avance de la enfermedad.

El profesor Clive Ballard, director de investigaciones de la Alzheimer's Society, reconoció que es la primera vez que se establece un vínculo entre priones y el mal de Alzheimer.

"Ofrecen las bases para una nueva aproximación en la búsqueda de objetivos terapéuticos para el mal de Alzheimer", dijo Ballard.

No hay comentarios.: