lunes, julio 09, 2007

Paraguay no aprobará aún ingreso de Venezuela al Mercosur




Paraguay no aprobará aún ingreso de Venezuela al Mercosur

AP

Asunción .- El congreso no aprobará en los próximos tres meses el ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur) porque “rechazamos la presión del presidente Hugo Chávez y porque no hay tiempo suficiente para llevar adelante los trámites'', dijo hoy el senador Juan Carlos Ramírez.

Chávez afirmó la semana pasada en Caracas que si Paraguay y Brasil no emitían antes de septiembre, cada uno por su lado, una ley de aprobación para la inclusión venezolana al bloque aduanero regional, retirará inmediatamente su pedido de ingreso.

Los parlamentos de Argentina y Uruguay respaldaron al país caribeño hace tres meses.

"Vamos a tomarnos el tiempo que creamos necesario y no tres meses como nos condiciona Chávez, con una supuesta urgencia que solo a él se le ocurre'', dijo Ramírez del Partido Liberal Radical Auténtico (Plra), opositor.

Las expresiones de Ramírez, vicepresidente de la comisión de relaciones exteriores del senado, coincidieron con las de su presidente Alfredo Ratti, del partido Patria Querida.

"Por una cuestión de procedimiento vamos a pasar septiembre y también octubre. Además, el pedido de Chávez tendrá que ir posteriormente a la cámara de diputados donde debe seguir otros trámites''.

Ramírez acotó: “Lo que dijo Chávez nos parece un insulto; no parece ser una persona democrática y lo que él debe entender es que Paraguay es un país soberano”.

2 comentarios:

parapiti pora dijo...

Les sugiero leer "Mercosur, ¿Quienes se oponen?"

PARTIDO DE GOBIERNO HOMENAJEA A STROESSNER EN PARAGUAY
(X Luis Agüero Wagner, publicado en La Naciòn de Asunción, el 23 de Septiembre de 2006)

Una anómala demostración de coherencia realizó la dirigencia colorada en la última semana rindiendo un diferido homenaje a quien en vida fuera su presidente honorario y a quien por ocho veces elevaran como candidato a la presidencia de la República, el general Alfredo Stroessner. Una derrota en votaciones del Congreso que el único líder jamás hubiera permitido, era al parecer el detonante que faltaba para tomar coraje y consumar este abierto desafío a ciertos dictadorzuelos de la prensa, que viven jactándose de su lucha selectiva contra ciertas etapas de la dictadura que les munió de recursos para inaugurar sus medios de comunicación.
Hablo de coherencia porque la abrumadora mayoría de los colorados, si no la totalidad, considera a Stroessner el mejor gobernante de la historia del Paraguay. Los más recalcitrantes contestatarios del Mopoco, por ejemplo, no vacilaron en cerrar filas en torno el número 2 del régimen estronista, abandonando en pocas semanas el Acuerdo Nacional cuando se les invitó a participar de la repartija de la torta, sin renegar jamás del 13 de enero, del reatado hilo de la historia, de la democracia sin comunismo, de la Unidad Granítica ni de los beneficios que prometía a cambio de la lealtad incondicional el más importante narcotraficante de la historia del país.

Como si Stroessner fuera apenas uno de los diez avatares del Dios hinduísta Visnu, encarnado para luchar contra el mal, los estronistas a su vez pasaron a ser sucesivamente rodriguistas, argañistas, wasmosistas, oviedistas, cubistas, gonzalezmacchistas para ahora, como buenos adoradores de la deidad de turno, transmutarse en rabiosos tendotistas. Es que deben seguir "haciendo méritos", como dicen ellos en su candidez.

Demás está decir que jamás renunciaron, a la hora de hacer negocios -con o sin Stroessner- a los parámetros establecidos durante la hegemonía de la dictadura. Vale decir, con el dinero público como principal fuente de poder y enriquecimiento personal y con los créditos externos como principal fuente de dinero público. Como no homenajear a Stroessner, si jamás han renunciado a la creencia de que la adscripción ciega a las políticas imperialistas sacará al país de su marasmo, a pesar de que esta obsecuencia determinó y sigue incentivando atroces violaciones de los derechos humanos, persecución ideológica y proscripción política, sin que la población hoy conozca de los presuntos beneficios tras 66 años de obediente alineamiento a Washington.

La ANR también se sigue riendo de su propio ideario liberal, producto del discípulo mitrista José Segundo Decoud, precursor ideológico que comparten colorados con el Partido Liberal. Se sigue riendo de la Constitución Nacional, entelequia esotérica que los prohombres del coloradismo históricamente han utilizado como felpudo, de Bernardino Caballero a Nicanor.

Siguen acusando de traición a la patria a quienes por profilaxis alejan créditos de sus bolsillos, olvidando a los 23 miembros de la Legión que firmaron su acta fundacional por orden de su jefe Bernardino Caballero, por entonces ungido de autoridad policiaca sobre los mismos por las fuerzas brasileñas de ocupación.

Por debajo de la mesa y a veces también por encima, se siguen dando de la mano ministros y altos funcionarios de empresas estatales con el empresariado corrupto y el crimen organizado. Todavía está fresco en nuestra memoria el recuerdo de cómo la llamada de un diputado al presidente abortó un operativo antidrogas en el noreste del país.

Al igual que durante el régimen de Stroessner, se sigue apelando a rentar opositores para legitimar los designios autocráticos desde el Congreso. Ahí están frescos los recuerdos de la "brillante actuación" de Laíno y Filizzola durante el periodo Legislativo 2005-2006. El vasto sistema prebendario en torno a las reparticiones públicas no ha parado de crecer, aunque algo deba hoy compartirse en la Justicia Electoral y otro tanto con la prensa clientelista, exigencias de un Paraguay moderno y democrático.

Al igual que en los gloriosos tiempos de la dictadura anticomunista, el embajador norteamericano despotrica contra las revoluciones marxistas-leninistas con amplio respaldo de la supuesta prensa antiestronista, más vocinglera anticomunista y maccartista que el mismo Stroessner. Igual hoy que hace medio siglo, vaticinan el inminente fin del régimen castrista mientras convocan a Paraguay como infalibles panelistas a periodistas a sueldo de la ultraderecha estadounidense, envueltos en escándalos de corrupción como Carlos Alberto Montaner. Y mientras la junta de gobierno homenajea con añoranza a Stroessner, el culto al máximo caudillo colorado retoma en el presente sus niveles más enfermizos y se sueña en la reelección indefinida con que Lyndon Johnson agració a Stroessner, por más tiempo que haya pasado desde que dejaron de sonar los Beatles y concluyó la guerra de Vietnam.

Incontestable muestra de coherencia de la ANR con su línea histórica, aunque vaya acompañada de los melancólicos lagrimones de nostalgia que acompañan a la derrota en una votación.

parapiti pora dijo...

LA PRENSA SERVIL CONTRA EL MERCOSUR
Por Luis Agüero Wagner

publicado en:
http://www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=37840

Como es una tradición, referentes del periodismo servil que impera en los medios de comunicación paraguayos, intensificaron sus parcialistas criticas al MERCOSUR en los días cercanos a la Cumbre llevada a cabo en Asunción en los ultimas días del mes de Junio del presente año, en su abyecta búsqueda de complacer al segmento de falsos y fracasados empresarios para los cuales escriben.

Una de las consignas que se ha vuelto más reiterativa en estos círculos dominados por los resentidos y personeros de la embajada norteamericana, es que el Tratado de Itaipú lesiona nuestra mediatizada soberanía nacional. Muy pocas veces, en contrapartida, se ha mencionado que la participación de los liberales estronistas legitimando a la dictadura (como los hermanos Levy Rufinelli, grandes amigos de ABC color) y construyendo para la misma una fachada democrática fueron un factor fundamental en los acuerdos cuestionados.

Del mismo modo han mantenido siempre en secreto que las ordenes de polemizar sobre Itaipú las impartió décadas atrás el mismo Stroessner, dado que Brasil pensaba construir sin ayuda paraguaya la represa binacional de acuerdo a lo que se deduce fácilmente de la toma militar de los Saltos del Guairá, consumada a mediados de la década de 1960. Ante esta agresión, era necesario que se levanten voces supuestamente desvinculadas al régimen para no enfrentar a éste con sus aliados políticos e ideológicos de Brasilia, contrariedad subsanada por Stroessner recurriendo a sus lacayos de la oposición rentada y de la supuesta prensa independiente.

Cuestionar el Tratado de Itaipú no sólo es una de las órdenes de Stroessner que más tiempo llevan cumpliendo, también es una prueba irrebatible de lo mucho que coinciden hasta hoy con el cadete de Boquerón en su lectura geopolítica.

Convertida la controversia sobre las represas hidroeléctricas, escenificación teatral que cuenta con muchos actores de reparto y marionetas ansiosas de aparecer en las fotos, en una eficaz herramienta para crear disturbios en el MERCOSUR, los tendenciosos personeros del amarillismo creen haber encontrado una nueva oportunidad para volver a encarrilar a nuestro país por la senda de la "democracia sin comunismo".

Aunque pareciera que hace siglos se derrumbó en socialismo real, los agentes del maccartismo y bushismo pro-ALCA especulan con las supuestas pretensiones imperiales de erigir en la región una fortaleza de contención a las pretensiones expansionistas de Nicaragua, Bolivia, etc.

Olvidan, tal vez porque les resulta muy fácil, que la firme adscripción de Stroessner a los intereses de Washington en su enfrentamiento con la Unión Soviética fue incapaz de suscitar suficiente atención y asistencia en los centros de poder como para sacar al Paraguay del pozo del subdesarrollo y la aguda dependencia.

Beneficiarios como han sido siempre del flujo de fondos que lejanos centros imperiales liberan para promover campañas de desinformación y propaganda acordes a sus intereses coyunturales, con toda seguridad ellos se contarán como otras veces entre los que embolsarán la mayor parte de los billetes que lleguen del norte en retribución a los servicios prestados.

El resto de los paraguayos sin duda seguiremos sufriendo a una clase empresarial fantasma, incapaz de sembrar una hectárea de algodón o realizar la más mínima inversión sin subsidio estatal o créditos avalados por el gobierno. Simultáneamente, seguiremos subsidiando a una prensa venal a la que le resultan rentables los gobiernos corruptos, pues de lo contrario no serían necesarios tantos sobornos disfrazados de publicidad oficial. Los procesos deliberativos del parlamento serán ahogados paulatinamente por el uniformante pensamiento único traducido en leyes enlatadas y mal traducidas del inglés, la ya escasa autonomía de pensamiento de nuestra dirigencia política paulatinamente se desvanecerá por completo, y sin duda, de alguna manera el control policiaco de los grupos poderosos sobre nuestras vidas reverdecerá.

Y aunque parezca increíble, esa es la alternativa al MERCOSUR que nos pretenden vender.