lunes, agosto 27, 2007

¿Los bebés hablan el mismo lenguaje que los monos?



El "gu gu, ta ta" es universal
BBC Mundo Ciencia

Ese lenguaje especial de "gu gu, ta ta, da da" y otros balbuceos semejantes que los humanos utilizan para interactuar con sus bebés, parece ser universal.

Monos rhesus FOTO: Universidad de Chicago
Las hembras emiten sonidos especiales para llamar la atención de los bebés.
Investigadores en Estados Unidos descubrieron que las monas adultas también utilizan gorjeos y vocalizaciones especiales para llamar la atención de sus crías.

Se trata, dicen los científicos, de un lenguaje de gruñidos de tonos altos y musicales, diseñado para interactuar visual y socialmente con los bebés.

Desde hace mucho los científicos han estado interesados en los ruidos que emiten los primates no humanos para comunicarse.

Es por eso que los investigadores de la Universidad de Chicago decidieron determinar si los monos utilizan vocalizaciones especiales para interactuar con sus infantes.

Comunicación

Los científicos estudiaron a un grupo de macacos rhesus salvajes que habitaban en la isla de Cayo Santiago cerca de la costa de Puerto Rico.

Mono rhesus
Observamos que las hembras adultas se ponían muy enardecidas cuando observaban a los bebés de otros miembros del grupo
Jessica Whitham, investigadora
Analizaron las vocalizaciones intercambiadas entre las hembras adultas y descubrieron que sus gruñidos y balbuceos aumentaban dramáticamente cuando un bebé estaba presente.

También encontraron que cuando un bebé se alejaba de su madre, las otras hembras lo miraban y emitían vocalizaciones especiales, lo que sugiere, dicen los científicos, que estaban llamando al pequeño.

"Observamos que las hembras adultas se ponían muy enardecidas cuando observaban a los bebés de otros miembros del grupo" dijo a la BBC Jessica Whitham, una de las autoras del estudio.

>"Además de mirar atentamente a las crías mientras emitían largos balbuceos y gorjeos, las hembras también meneaban excitadas el rabo", agrega.

Es, dicen los científicos, como cuando un humano utiliza una sonaja para entretener a un bebé

Según la experta, los animales parecen usar esos llamados para atraer la atención de los bebés y estimular su conducta.

"Son sonidos muy diferentes de los que utilizan en su repertorio común, y muy distintos de los que emiten otros animales" dice Jessica Whitham.

"Son ruidos de tonos muy altos, muy nasales y melódicos -agrega- y los utilizan exclusivamente cuando los adultos ven a un bebé".

Según la investigadora, esas vocalizaciones también parecen tener el efecto de aumentar la tolerancia social de las madres y facilitar la interacción entre las hembras del grupo y los bebés en general.

"La atracción hacia los bebés de otras hembras resulta en una interacción de grupo relativamente relajada en la cual el principal foco de atención es el bebé", afirman los científicos en el estudio publicado en la revista Ethology.

Significado

Se sabe que las vocalizaciones de los monos pueden contener información que el receptor debe entender, o pueden tratarse de ruidos de los cuales se desprenden deducciones pero no llevan información.

Mono rhesus
Los balbuceos quizás tienen un impacto en el sistema nervioso del bebé.
Un estornudo humano, por ejemplo, es un ruido que la gente sabe que está asociado a un resfriado, pero no contiene información.

En el caso del nuevo estudio, los investigadores descubrieron que las vocalizaciones de los macacos no contienen información específica y son usadas únicamente para atraer la atención de otros individuos o alterar sus estados emocionales.

"En las vocalizaciones de las hembras no parece haber ningún mensaje o información específica", dice Jessica Whitham.

"Se trata únicamente de una estructura acústica diseñada para atraer a los pequeños que quizás tiene un impacto directo en su sistema nervioso o para provocar una respuesta de aprendizaje", agrega.

Se trata únicamente de una estructura acústica diseñada para atraer a los pequeños que quizás tiene un impacto directo en su sistema nervioso o para provocar una respuesta de aprendizaje
Jessica Whitham, investigadora
Sin embargo, según los investigadores, cuando las hembras del grupo llaman a las crías, las madres de éstas infieren que aquéllas simplemente desean jugar y no intentan hacerles daño.

Ya se ha estudiado previamente los llamados que los macacos intercambian durante una interacción agresiva o durante encuentros intergrupales.

"Pero lo interesante de nuestro estudio es que descubrimos que estas vocalizaciones son utilizadas en corto alcance" dice Whitham.

"Es una especie de conversación callada que se lleva a cabo sólo dentro de unos dos metros de distancia".

"Es por eso que estos sonidos ayudan a facilitar la interacción de las hembras adultas no sólo con los bebés, sino con las madres de éstos" afirma la investigadora.

No hay comentarios.: