viernes, agosto 24, 2007

Político Japonés se auto amputa un dedo y lo anexa a carta



"P.D.: Le adjunto mi dedo"
Yasukuni
Los vecinos de Japón consideran que Yasukuni glorifica el pasado militar de la nación asiática.
Un activista político japonés fue arrestado después de enviar uno de sus dedos al partido Liberal Demócrata, del primer ministro Shinzo Abe, según informaron fuentes policiales.

Yoshihiro Tanjo dijo que con su acción quería protestar por la decisión de Abe de no visitar Yasukuni, monumento en honor a los caídos en conflictos armados, en el marco del sexagésimo segundo aniversario de la rendición de Japón durante la Segunda Guerra Mundial.

Tanjo pensó que su mensaje sería ignorado si sólo enviaba una carta.

Yasukuni ha sido un monumento controvertido, pues también rinde homenaje a criminales de guerra.

Tanjo, de 54 años, fue acusado de usar tácticas de intimidación después de cortar su propio dedo y enviarlo a la oficina central del partido Democrático Liberal, informó la policía.

El paquete también contenía una carta de protesta y un DVD con "imágenes muy fuertes" de un hombre amputando su propio dedo.

La televisión local transmitió parte del material, que mostraba a Tanjo frente a una bandera de Japón leyendo un rollo de pergamino.

Relaciones

Abe visitó el sepulcro antes de asumir el poder en septiembre de 2006, pero desde entonces se ha alejado en un esfuerzo por cicatrizar viejas heridas con vecinos regionales.

Sepulcro de Yasukuni
Se construyó en 1869 en honor a las víctimas de la Guerra Civil de Boshin.
Ahora venera a los 2.5 millones de caídos en conflictos armados en que ha intervenido Japón.
Entre los enterrados, yacen 14 criminales de guerra.

El mandatario no visitó Yasukuni la semana pasada, pero sí participó en una ceremonia conmemorativa en Tokio.

El sepulcro está dedicado a los 2.5 millones de japoneses que murieron en conflictos armados, incluyendo quienes fueron convictos como criminales en la Segunda Guerra Mundial.

Las visitas oficiales a Yasukuni son percibidas por los críticos en Japón como un signo de que Tokio no se arrepiente de su brutal conquista de la región en las décadas de 1930 y 1940.

Las relaciones con China y Corea del Sur fueron tensas bajo el gobierno del predecesor de Abe, Junichiro Koizumi, principalmente por sus repetidas visitas a Yasukuni.

No hay comentarios.: