lunes, junio 02, 2008

El túnel del Amor

El túnel del Amor
Javier Farje, BBC Mundo
Javier Farje
BBC Mundo

Entrada a estación del metro de París.
En París, hasta el metro es romántico.
París, la Ciudad Luz, siempre ha sido vista como el lugar natural para el romance.

Los Campos Elíseos, las orillas del Sena, la música, la bohemia y el sol del breve verano europeo parecen tener un efecto devastador en los corazones de la gente.

Resulta difícil imaginar, entonces, que sea el lugar más oscuro, menos decorado, más utilitario de París, el crisol ideal para que cupido haga de las suyas.

Y aunque no lo crea, así es.

Según la Autoridad de Transporte de París, es el metro de la capital francesa el lugar donde parece que florece el romance.

Y algunos investigadores de asuntos del corazón parecen pensar que lo mismo ocurre en otros medios de transporte subterráneos: Londres, Madrid, Moscú.

Estudio

El estudio de los encargados del transporte de París llega a la conclusión de que la mayoría de los mensajes colocados en páginas de Internet de "corazones solitarios" se relacionan con encuentros fortuitos en el metro.

Los intercambios de miradas, los guiños, los coqueteos sutiles, las insinuaciones románticas en la oscuridad de los túneles de París ha dado lugar a un "boom" de mensajes de internet.

En ellos, hombres y mujeres tratan de encontrar a esa personas que los cautivó en una plataforma atiborrada de pasajeros en la Gare du Norde, o en la línea azul que termina en la estación Porte Dauphine.

interior del Metro de París
Al parecer, el lugar ideal para el romance son los asientos plegables
Mensajes

"El Metro no es el desierto emocional, el vacío social que a veces creemos que es" dice George Amar, director del Departamento de Concepción e Innovación de la Autoridad de Transporte de París.

Algunos de los mensajes parecen confirmar esta aseveración.

"Yo estaba comiendo un baguette y tú una mandarina. Nos sonreímos el uno al otro. Cuando te bajaste en la estación Ledru-Rollin, volteaste y me sonreíste por una última vez" dice uno.

"Era lunes 29 de enero. Nos subimos en la estación Bibliotèque. Yo leía un libro. Nos miramos dos veces. No es mucho, pero fue intenso y placentero. Me hizo querer verte de nuevo", se explaya otro.

El estudio, titulado L'amour Mobile, o El Amor Móvil, analizó 600 mensajes en Internet.

Más del 80% de dichos mensajes provenían de pasajeros del subterráneo de entre 18 y 25 años de edad, con una división bastante pareja de hombres y mujeres.

Era lunes 29 de enero. Nos subimos en la estación Bibliotèque. Yo leía un libro. Nos miramos dos veces. No es mucho, pero fue intenso y placentero. Me hizo querer verte de nuevo
Mensaje de Internet

Al parecer, esas actividades individuales y hasta cierto punto egoístas, como leer un libro y escuchar música en el iPod tiene un efecto unificador, crea una especie de cofradía de almas solitarias confinadas en un espacio limitado.

¿El mejor lugar para la seducción?

Los asientos plegables cercanos a la puertas.

La proximidad física de los pasajeros, dice el informe, crea una tensión romántica del tal calibre, que un guiño, una mirada, la señal más insignificante se convierten en una "experiencia extraordinaria" dice L'Amour Mobile.

¿Quién dice que el amor solo nace bajo la lluvia de Cherburgo?





No hay comentarios.: