miércoles, septiembre 24, 2008

En Francia se acabó la buena vida

En Francia se acabó la buena vida
Emma Jane Kirby 
BBC

Café parisino
Una tradición que tendrá que ser aplazada por un tiempo.

Cientos de restaurantes y cafés en Francia se han visto obligados a cerrar este año pues la falta de crecimiento económico, los bajos salarios y poco poder adquisitivo ha hecho que muchos franceses están optando por quedarse en casa antes que salir a cenar fuera.

Unos 3.000 restaurantes cerraron durante el primer trimestre de 2008, atizando los temores sobre el futuro del tradicional restaurante francés.

"No queremos entradas y compartiremos el postre", es una frase a la que los meseros y propietarios han empezado a tenerle pavor.

Los bon viveurs (buenos vividores) franceses no han tenido más remedio que ajustarse el cinturón pues están sintiendo el aumento en los precios de los alimentos y el petróleo en sus bolsillos.

Mucho menos gente está saliendo a comer afuera y aquellos que se dan el lujo de hacerlo, ordenan frugalmente y prefieren beber agua del grifo en lugar de vino, saltándose además el tradicional aperitivo.

Se fueron los buenos tiempos

Mesas sin comensales.
Los cafés y restaurantes se están quedando sin clientes.
El cierre de restaurantes aumentó un 25% respecto a 2007 y el de cafés más del doble.

Los empresarios afectados por la bajada de ingresos optaron por ofrecer comidas más baratas y platos especiales para el almuerzo, pero muchos oficinistas prefieren llevarse un sándwich y comérselo delante del computador.

Todo parece indicar que las tradicionales dos horas que antes se dedicaban para comer pasarán por el momento a la historia.

El presidente Nicolás Sarkozy hasta ahora no ha podido cumplir con su promesa electoral de incrementar el poder adquisitivo de los franceses.

Este verano, cerca del 46% de los franceses se quedaron en casa durante sus vacaciones porque no podían permitirse un viaje.



2 comentarios:

ORCC dijo...

Todos esos chefs franceses podrían venirse para acá, forman escuela y de paso se forran.

Es impresionante cómo en Caracas todos los meses aparece un restaurante nuevo, uno más caro que el otro y pasas a una hora pico cualquier día y están hasta los tequeteques de gente.

Blog de LuisMA dijo...

Lo mas gracioso es que aquí le meten el cuento a la gente de que la comida francesa es poquita. Resulta la gente pagando un realero por un poquitico nada mas. Nada mas alejado de la realidad. En Francia te sirven aquellas papas...