jueves, octubre 30, 2008

El este es "rojo"

El este es "rojo"
Sergio Correa
Sergio Correa 
Berlín

Oskar Lafontaine
Sería la primera vez que los comunistas encabezan las encuestas en el este desde la reunificación.

Por primera vez después de la unificación alemana, las encuestas confirman al partido La Izquierda, compuesto en su mayoría por el ex Partido Comunista de la RDA, como el mayor partido en el este alemán.

Cerca de un 28% de las personas encuestadas en el este de Alemania declararon que votarían al partido La Izquierda, dejando atrás por primera vez a los partidos de origen "occidental" como la Democracia Cristiana (27%) y al Partido Socialdemócrata (26%).

El partido La Izquierda (Die Linke) es el producto de la fusión en agosto del 2007 del PDS (ex comunistas de la Alemania Oriental) con el partido WASG (disidentes del Partido Socialdemócrata de Alemania occidental).

Lejos de la sombra de la Stasi

A poco más de un año de su fundación, la nueva coalición debió soportar frecuentes ataques a varios de sus miembros, entre ellos al popular senador Georg Gysi, de haber colaborado con la Stasi, la policía política de la RDA, en la represión de disidentes.

Oskar Lafontaine (izq)  Georg Gysi (derecha) las dos figuras más importantes de La Izquierda ( Foto  Bundestag)
Lafontaine, ex ministro de finanzas alemán, mantiene altos índices de popularidad.

"Esa ecuación: La Izquierda igual Stasi ya no la cree nadie" comentó a la BBC Karsten Schatz, jefe de La Izquierda en Berlín. "nos hemos confrontado realmente con nuestra prehistoria en la RDA, algo que no han hecho los demás partidos tradicionales".

"El crecimiento en el este se debe a que la gente de esa zona está muy identificada con nuestros valores de justicia y solidaridad que los otros partidos no han cumplido" explicó Schatz.

La Izquierda se opone a la liberalización del mercado de trabajo y apoya un sueldo mínimo, el aumento de las prestaciones sociales a desocupados, facilitar la nacionalización de extranjeros y el cese del envío de tropas a Afganistán, entre otras cosas.

"Los partidos tradicionales han dejado atrás los temas sociales a favor de temas económicos y La Izquierda ha sabido mantenerlos" comentó a la BBC Tim Spier profesor del Instituto de Investigación de Partidos de la Universidad de Düsseldorf.

"En este momento la mayor parte de la población muestra su preocupación por la caída del estado social y La Izquierda los mantiene como principal vindicación".

A pesar de que, según Spier y otros observadores, los partidos tradicionales intentaron ignorar a La Izquierda, su crecimiento también en la Alemania occidental los ha puesto dentro del sistema político alemán.

¿El tercer partido?

"La gran ayuda en el occidente ha sido la figura de Oskar Lafontaine, ex candidato a canciller de los Socialdemócratas, ex ministro de finanzas y ahora uno de los más importantes políticos del partido La Izquierda" explica Spier.

Lafontaine, según Spier, le otorga al nuevo partido un sello de competencia en materias económicas y de gobierno "y el mejor orador que tiene le república".

 Los partidos tradicionales han dejado atrás los temas sociales a favor de temas económicos y La Izquierda ha sabido mantenerlos 
Tim Spier, Universidad de Dusseldorf

Según estudio del Instituto Alemán de Investigaciones Económicas (DWI), los adherentes a La Izquierda se distribuyen en todos los estamentos sociales, desde desocupados, hasta obreros y profesionales universitarios.

Hasta ahora La Izquierda ha podido ingresar en tres parlamento federales de la Alemania occidental: Bremen, Baja Sajonia y Hessen, aunque nunca ha logrado superar hasta ahora el 3 % de las intenciones de voto del total de los estados federales occidentales.

"Sin embargo La Izquierda tiene excelentes perspectivas de futuro, también en occidente; la crisis financiera y el desgaste de los Socialdemócratas los ayuda mucho".

Spier y varios de sus colegas afirman que La Izquierda ya es parte del sistema político alemán y creen que se convertirá muy pronto en el tercer partido alemán, superando a los Liberales y a los Verdes.

Quizás con La Izquierda comience el retorno de los llamados "partidos progresistas" a los círculos de poder , luego del comienzo de su declive con la caída, aquí mismo, del muro de Berlín.


No hay comentarios.: