domingo, noviembre 15, 2009

Entrevista de Panorama a Samper

EL EX MANDATARIO COLOMBIANO EN ENTREVISTA
Samper: La negociación es la salida al conflicto

Recomendó a Uribe y a Chávez despolitizar las relaciones. DAS detuvo a 4 guardias venezolanos.

La negociación en todas sus formas es, para el ex presidente colombiano, Ernesto Samper, la salida al escenario de tensión binacional.

Destacó la necesidad de que haya negociación diplomática entre los gobiernos, la negociación comercial entre los comerciantes, la negociación económica con los empresarios y la negociación de un modus vivendi permanente en las fronteras.

Desde Bogotá, en entrevista con PANORAMA, afirmó: “No veo posible una confrontación bélica de carácter militar, aviones contra aviones, buques contra buques, tanques contra tanques. Sí percibo una situación de preguerra en las fronteras colombo-venezolanas, donde las restricciones de circulación de personas, bienes y servicios están creando un clima de tensión social que se comienza a expresar en hechos criminales y enfrentamientos ciudadanos (...).

A los presidentes Uribe y Chávez les recomienda despolitizar las relaciones bilaterales.

Desde su oficina, en Bogotá, el ex mandatario habló en exclusiva con PANORAMA sobre la crisis bilateral entre ambas naciones. Plantea que la mejor salida es la negociación en todos sus ámbitos.

— ¿Por qué no cree que se desate una guerra convencional entre países vecinos?

— No veo posible una confrontación bélica de carácter militar, aviones contra aviones, buques contra buques, tanques contra tanques. Sí percibo una situación de preguerra en las fronteras colombo-venezolanas, donde las restricciones de circulación de personas, bienes y servicios están creando un clima de tensión social que se comienza a expresar en hechos criminales y enfrentamientos ciudadanos que podrían escalar en un conflicto de mayores proporciones. Ese proceso de escalamiento es el que yo llamo una situación de ‘preguerra’.

— Ante el escenario planteado, ¿cuáles son las posibles salidas?

— La negociación en todas sus formas. La negociación diplomática entre los gobiernos, la negociación comercial entre los comerciantes, la negociación económica con los empresarios, la negociación de un modus vivendi permanente en las fronteras. Lo que sucede es que el nivel de escalamiento del conflicto resultante de la acción de Venezuela y la omisión de Colombia, sin entrar a establecer responsabilidades de parte y parte, ha invertido el orden lógico de estas negociaciones; la normalización definitiva de las relaciones bilaterales no resultará de un reencuentro de los Presidentes. El reencuentro de los Presidentes debe resultar de las otras negociaciones.

— La figura de un mediador, como la del presidente de Brasil, Lula da Silva, ¿qué opinión le merece?

— La mediación, si se da, debe ser regional, porque no debemos olvidar que este conflicto nace de la inoportuna instalación de las bases militares norteamericanas en Colombia, que es percibida no sólo como una amenaza para Venezuela sino para todo el hemisferio, como se probó en la Unasur. Por ello también la solución debe ser regional, para que abarque a toda la región.

— ¿Qué le recomienda a los presidentes Álvaro Uribe y Hugo Chávez?

— Que despoliticen las relaciones bilaterales. Al presidente Chávez que no permita que este enfrentamiento lo paguen pobres inocentes, colombianos y venezolanos, por seguros pecadores a lado y lado de la frontera. Al presidente Uribe que sea más proactivo en la búsqueda de salidas para la crisis económica causada por este enfrentamiento, cuyo costo para Colombia es de cuatro millones de dólares diarios, unos 1.000 empleos por día. No será recomendándole a los empresarios colombianos que trasladen sus mercados a los Emiratos Árabes como se recuperarán las pérdidas por una mala relación con Venezuela.

— Si usted fuera el presidente de Colombia, ¿qué haría en este caso?

— Si yo fuera Presidente no hubiera permitido jamás la instalación de enclaves militares extranjeros en Colombia, habría suscrito un acuerdo humanitario para salvar a los secuestrados por la guerrilla, habría persistido en la búsqueda de una salida política al conflicto armado colombiano, hubiera sostenido una política internacional multilateral concentrada en tener buenas relaciones con los países vecinos, no hubiera insistido en la firma de un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos que volará en mil pedazos la Comunidad Andina, le hubiera entregado subsidios a los campesinos pobres desplazados por la violencia y no a mis amigos ricos (que son muy pocos), es decir, no hubiera habido enfrentamientos con Venezuela.

— ¿Cuánto cedió Colombia al firmar el acuerdo con EE UU por las bases militares?

— Cedió lo que Estados Unidos le pidió que cediera. O, ¿usted cree que teniendo 800 bases militares en el mundo, Estados Unidos hubiera aceptado firmar un tratado a la medida de los intereses soberanos de Colombia?

— ¿A qué le apuesta Uribe con este acuerdo con EE UU en el que sacrifica a su socio comercial natural, sin que siquiera EE UU haya aprobado el TLC?

— Quisiera creer que los aviones C-17 que llegarán a Colombia y que son utilizados para cargar hasta setenta toneladas de material bélico son para combatir a los narcotraficantes colombianos, quisiera creer que los aviones espías que llegarán a la base aérea de Malambo, en la Costa Caribe, sirvan para vigilar el sur de Colombia y que los aviones boeing 707 son para reemplazar los pequeños y ágiles aviones actuales de fumigación de cultivos ilícitos. La realidad muestra que lo que Colombia ha permitido instalar es una poderosa plataforma militar disuasiva con alcances hemisféricos, que nos dificultará la relación con nuestros vecinos.

— ¿Este escenario coloca a Colombia en una situación de aislamiento en la región?

— La colocará si se comienzan a lanzar operaciones de vigilancia electrónica sobre el área, como yo lamentablemente preveo.

— El Gobierno venezolano ha denunciado espionaje del DAS colombiano, conociendo usted tan bien al Estado colombiano, ¿hasta dónde puede llegar un organismo como el DAS?

— No conozco los detalles del episodio. Lo que sí puedo decir es que en Colombia algunos han tratado de convertir el DAS en el chivo expiatorio de muchas equivocaciones del Gobierno en su relación tormentosa y cada vez menos democrática con la oposición. Es el caso de las chuzadas; ¿usted cree que a un detective del DAS le interesa, por sí y ante sí, espiar a un dirigente sindical, a un periodista o a un parlamentario que está contra el gobierno?

— Esa estrategia de Uribe de no decir si va o no a la reelección, ¿cómo la percibe la sociedad colombiana?

— Como una estrategia para asegurar su gobernabilidad que, si llegara a concretarse en una aspiración real, metería a Colombia por el túnel de la desinstitucionalización más peligroso de su historia reciente.


Fuente: Diario Panorama




Publicar un comentario

 Suscribirse a este Blog