jueves, diciembre 14, 2017


Subject: Voyage: Una Invasión a Normandía (V)

LE JEU DE LA VIE:

Después de jugar futbol y basket, Patrice nos ofreció jugar algún juego de mesa. Yo quería jugar Monopolio. No sé si ustedes saben que soy muy bueno jugando Monopolio. Creo que es porque conozco muy bien cómo funciona el capitalismo. Pero ese conocimiento no lo empleo en la vida real por ética. El capitalismo es anti ético. Pero en el Monopolio no me abstengo de nada, total es un juego y libero todos los instintos que tengo guardados para el día en que decida ser millonario jejeje. Pero bueno, no jugamos en principio Monopolio, se optó por jugar una versión, creo que francesa, del Monopolio que se llama Le Jeu de la Vie, o el Juego de la Vida en español. Y en verdad, ese juego representa fielmente como es la sociedad francesa, o por lo menos cómo la he percibido yo que vengo del neoliberalismo salvaje de Venezuela.

Empezamos a jugar, y en principio no entendía muy bien cuáles eran las regles, pero al parecer eso no importaba porque terminé ganando el juego sin haberme enterado de que era lo que tenía que hacer, o más bien, simplemente siguiendo la línea sin mucha emoción. Simplemente, el sistema me llevó al triunfo simplemente porque me salió la profesión mejor remunerada que era la de periodista.

El juego era así:

Al principio del juego tenias que escoger entre dos opciones: pasar por la Universidad o escoger directamente un oficio. Si pasabas por la universidad ibas por un camino más largo para comenzar a vivir pero al final eras mejor remunerado y eso te servía.  El oficio o la profesión era determinado al azar, por los dados y cada uno tenía su remuneración que cobrabas al pasar por ciertos puntos Todo el mundo escogió ir a la universidad. Cuando a Carmen salió ser periodista con un sueldo de 20000 Fr al mes, Patrice dijo: ya ganaste (Es extraño un juego en donde a la primera jugada se sabe quien ganó), pero resulta que a mí también me salió el mismo oficio, es decir que entre uno de los dos iba a estar el ganador (yo quería ser científico o profesor universitario aunque ganara menos, pero me salió periodista).
En el juego ibas avanzando como en el Juego de la Oca y obligatoriamente tenias que pasar por casillas de: gastar dinero para salir con tu novia, casarse y recibir dinero de los regalos de matrimonio, pagar con esa plata los gastos del matrimonio, tener hijos, pagar pólizas de seguro etc. Creo que nunca te botaban del trabajo o salían los sindicatos a defenderte. Inclusive había leyes socialistas contra el enriquecimiento exagerado, por medio de unas carticas que si las sacabas tenias que compartir tu fortuna con los otros jugadores. Cada 10 casillas, más o menos, te llegaba el día de cobro, y entonces te daban tu sueldo y así iba transcurriendo la vida, quiero decir el juego, ya con todas las decisiones pre tomadas, sin esforzarte en nada, sin decidir nada.
Le gané a Carmen porque tuve la suerte de caer en un sitio en donde se compraban acciones y las compré sin saber que eran buenas (ooohhh capitalisme). El fin del juego es cuando llegas a la jubilación que es cuando te dan tu dinero sin moverte de las casillas, o cuando ingresas al club de los que tienen acciones, en los cuales constantemente vas ganando dinero a cada tantas en función de lo que te salga en los dados.

Cuando todos se retiran cuentan el dinero y el que tenga más dinero fue el que más éxito tuvo en la vida y gana la partida....

¡Que aburrido! Así debe ser vivir a la francesa. Todo pre decidido y todo encarrilado, lo único que le faltaba al juego es que nadie ganara ni perdiera nada, y todos contentos pero no felices. Tampoco así. No quiero una sociedad ni como la del Monopolio, ni como esta del Jeu de la Vie.

El día siguiente jugamos Monopolio y los esguacé. Eso se los contaré en un próximo mail cuando termine de contar los billetes



Luis Manuel

martes, diciembre 12, 2017

Una Invasión a Normandía (IV)

Como no puedo poner una foto de los calvos españoles en Normandía
puse esta de Garbo, un calvo Español que ayudó grandemente al desembarco en
Normandía y que vivió en Venezuela. Tal ve el espía más famoso de los últimos años.

Subject: Voyage: Una Invasión a Normandía (IV)
Date: Wed, 24 Mar 1999 03:01:52 PST

Hola amigos,

Ayer no les pude escribir porque tuve otro gripón y decidí quedarme en casa. Pero ya estoy de nuevo en combate y continúo con el recuento.

CALVOS EN NORMANDÍA

Después de la partida del grupo que acompañaba a Ana, quedamos entonces solamente: Carmen, José, Juan, Roberto, Marcos et moi, y por supuesto el anfitrión Patrice, quien nos esperaba en Tinchebray. Así como andábamos éramos como Blanca Nieves (Carmen) y los 7 enanitos, y hay que reconocer que Carmen se esmeró en portarse con nosotros como Blanca Nieves con sus  7 enanitos. Nos tenía muy consentidos.

Au revoir Mont Saint Michel...
El viaje de regreso se dividió en 3 etapas según la conversación que mantuvieran los españoles: la primera etapa: política, la segunda: fútbol, aunque en España el fútbol y la política van de la mano (como que cada equipo representa una tendencia política), y la tercera y la más larga: hablar de sexo. Y es que me pareciera que para estos chicos es un tema muy significativo. Supongo que después de muchos años de represión sexual durante la dictadura catolicista de Franco, España como en una etapa de adolescencia en eso del sexo, y estos españoles parecen quinceañeros que aprovechan la mínima oportunidad cuando sus padres no están en casa para ver pornográficas o algo así por el estilo. En medio de la conversación sobre pollas y mamadas, de repente se les ocurrió ¿hacer unos calvos?  ¿Y qué vaina es esa, me preguntaba yo? Resulta que un calvo es la ¡acción de pelarse el culo para mostrárselo a otra persona tercero! Y resulta que también hay calvos grupales, todo un grupo de personas se pela las nalgas no sé con que intención. ¡Imagínense ustedes entonces a 5 españoles pelando el culo en la carretera para enseñárselo a los carros de atrás! Hubo como 1 hora de calvos españoles por las carreteras Normandas (por supuesto les tomé fotos, sin que se dieran cuenta). Yo en verdad no le veo para nada la gracia  ¿será que en Venezuela ya maduramos esa etapa?

Tardamos como 2 horas en el camino y al llegar a la casa de Patrice jugamos un baskecito (allí si me destaqué, no como en el fútbol) y después jugamos fútbol (en donde andaba muy perdido, aunque sin querer queriendo metí el primer gol y di dos tremendos pases de gol. No fue mi intención hacer esos pases, pero para allá salió la pelota jajajaja).  Jugamos hasta que no hubo luz y después nos pusimos a jugar una especie de juego de mesa (como monopolio) llamado “Le Jeu de la Vie” (El Juego de la Vida) que parece ser francés porque es tal cual la vida en Francia.

Eso ira en el próximo correo…

Saludos


Luis Manuel

lunes, diciembre 11, 2017

Voyage: una invasion a Normandia (II) y (III)


Foto en grupo en el Mont Saint Michel

Date: Mon, 22 Mar 1999 06:51:59 PST
Subject: Voyage: una invasión a Normandia (II)

Aquí continúo con la parte II,

Pasé muy mala noche del viernes al sábado. Me dio un fuerte dolor en la pierna derecha. En realidad el dolor me había comenzado el fin de semana anterior, en la caminata de 20 kilómetros por París que le hice a Juan Carlos. No encontraba una posición en la cual aliviarme y era un dolor muy extraño, diferente a los que antes había tenido antes. Era como un dolor en un nervio. Para más ñapa tuve que compartir la cama con Roberto lo cual limitaba más aún las posiciones en las que podía intentar calmar el dolor.

Me levanté como a las 8 am, cuando el terremoto de Sonia, Ana y Belén en conjunto nos despertaron con la música a todo volumen bailando. Aproveché y me levante con mi cámara nueva (comprada con dinero prestado, ¿qué iba a ser de mi sin mi cámara?) y sorprendí de paparazzi a Ana en toallas. Pero cuando me tocó ir al baño a cepillarme los dientes coloqué la cámara en un pocito de agua que estaba en el lavamanos y se mojó la cámara nueva. Espero que no le haya pasado nada....

Desayunamos, jugamos basketball un rato, hasta que el papá de Patrice trajo
una camioneta parecida a una camionetica por puesto de las pequeñas, como la de los hippies y partimos de viaje hasta el famosísimo Mont Saint Michel.

Descanso.... Ahora vengo con la parte 3.

Luis Manuel
______________________________________________________
Subject: Voyage: Una invasión a Normandía (III)
Date: Mon, 22 Mar 1999 07:20:54 PST

LE MONT SAINT MICHEL

Partimos hacia nuestro destino a mediodía y por supuesto iba de nuevo pegado a la ventana, viendo un paisaje totalmente nuevo para mí, aunque exactamente como me lo imaginaba, debe ser por los libros de geografía que leo desde pequeño. Era un paisaje muy bonito, con una gramita muy bonita y una gran cantidad de vacas normandas, muy diferentes a las que nosotros conocemos y mucho más grandes también...

Los españoles comenzaron a discutir sobre la educación pública y privada en España y yo comencé a poner atención a las posiciones ideológicas de cada uno de ellos para llegar a un descubrimiento trascendente. Mi conclusión en ese momento fue que:

¡LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA NO HA TERMINADO!

Se mantenían exactamente las mismas posiciones (tozudas), con algunas incoherencias, por supuesto. Ellos lo negaban, yo les dije que de lo que escuchaba allí sólo que han cesado los combates armados, pero en el plano ideológico, después de 60 años, ¡están en las mismas trincheras!¡sorprendente! José (que parece ser el menos salvaje de los varones) estuvo de acuerdo conmigo, fue el único.

La discusión cesó cuando de repente, bajando una colinita, Patrice nos indicó que desde allí podríamos ver al famoso Mont Saint Michel, y aunque el clima no nos permitía en principio distinguirlo, ¡al poco rato lo vimos! Se veía una montaña, coronada con una gran abadía, aislada en medio del … ¿qué coño es eso?, ¿agua?, ¿desierto?, ¿la luna?, ¡que vaina mas arrecha!, me dije.

Mont Saint Michel en marea baja
Nos fuimos aproximando paulatinamente al Mont Saint Michel hasta que por fin llegamos. Para los que no lo saben, en el Mont Saint Michel está la marea más grande  del mundo (según los locales). Hay hasta 15 metros de diferencia de altura entre la marea alta y la marea baja y hasta 20 Km de mar que se retira en marea baja. Con razón ese paisaje extraño alrededor. El Mont Saint Michel está casi llegando al punto en donde no es inundable, pero la roca en la que se encuentra se inunda todas las noches volviéndose una isla. Y cuando la marea está baja queda la montaña metida en una inmensidad de mar sin agua, en arenas movedizas y que a la vista parece un desierto. Ya les dije que en la tarde, cuando sube la marea, el Mont Saint Michel se convierte en una isla en medio del océano, pero esta vez con agua. Y hay una muralla alrededor y dentro un montón de construcciones antiguas coronadas por una inmensa abadía del siglo VIII. ¡VERGATARIO!, se dice en Cumanés.... Me hizo mucha ilusión porque cuando era pequeño mi Papá tenía unas revistas que eran una enciclopedia de geografía, Salvat o no sé qué, y en la portada de la que más veía estaba la foto del Mont Saint Michel visto desde arriba. ¡Y ahora estaba en ese maravilloso lugar! Siempre quise conocer ese sitio.


Con las chicas Españolas
Nos tomamos las fotos respectivas y comenzamos a subir hacia la abadía. Nos aliamos con otro grupo de españoles para que nos dieran tarifa de grupo de más de 20 personas, mientras que la mujer de la taquilla se desesperaba pidiendo silencio (20 españoles hacen un ruido que te cagas como dicen ellos). Entramos, subimos y subimos hasta una terraza con una vista espectacular en donde nos tomamos unas fotos hasta que el sol salió.

Otra foto en grupo en la Abadía del Mont Saint Michel
De repente, la mitad de los muchachos había desaparecido. Aprovechamos una visita guiada por el interior y la parte subterránea de la Abadía, vimos todo y bajamos con un hambre atroz. Al llegar abajo nos encontramos a Roberto con la mala noticia de que el papá de Ana estaba moribundo y que un grupo había partido a París para acompañarla a tomar el avión para Sevilla el día siguiente...

Mañana les escribiré la parte IV…

Saludos


Luis Manuel

domingo, diciembre 10, 2017

Voyage: una Invasión a Normandía (I)

Paisaje de Normandía (Bocage)


Subject: Voyage: una Invasión a Normandía (I)
Date: Mon, 22 Mar 1999 06:36:54 PST

Voilà amigos,

EL DÍA D:

Para el viernes 19/03 estuvo previsto el Día D, es decir, el día de la nueva invasión a Normandía; pero esta vez la invasión sería efectuada por tropas de habla hispana, por tierra, desde París, y por supuesto con fines turísticos y no militares.

Las tropas de asalto estaban conformadas en dos grupos: el primero, integrado por: Patrice, Juan, José, Carmen et moi. Este grupo saldría de París a las 13:40 en el carro de Patrice. El segundo grupo de asalto integrado por Nelson, Sonia, Nacho, Ana y Belén partiría en un carro alquilado (que por motivos de logística salió a las 20 h hora de París). Además de los dos grupos que venían por tierra, se unió por sorpresa a nosotros un contingente de paracaidistas integrado por Marcos y Roberto, quienes al parecer llegaron por tren.

Estando yo en el primer grupo de asalto, les puedo contar la historia desde esa perspectiva:

Como les había dicho, salimos de Paris a las 13:40 e inmediatamente pegué la nariz de la ventana para ver La France. El paisaje era de nuevo monótono, aunque mucho más bonito y divertido que la ruta hacia Lille. En Francia hay unas superautopistas en las que puedes andar a 200Km/h, pero el monto del peaje es altísimo y además no puedes disfrutar de nada del paisaje porque están como aisladas. Nosotros, estudiantes pelabolas nos tocó ir por carreteras nacionales, que no están en mal estado y por donde puedes ir a unos 120Km/h, pero a cada rato tienes que reducir la velocidad porque hay pueblitos y pueblitos sin identificar por letreros que te digan Bienvenus à XXX, por tanto, casi no me enteré de que pueblitos eran. De lo que si me enteré es que no éramos bienvenidos, o por lo menos no lo hacen público, tal vez previendo la llegada de tropas invasoras de otros países. Aunque debo decir que el comportamiento de los locales se va haciendo mucho más gentil a medida que nos alejamos de París.

A medida que nos acercábamos a Normandía el paisaje iba mejorando, era cada vez más verde y de vez en cuando se encontraba uno con una pequeña colina con una muy bonita vista. Ya se iba haciendo como la Colonia Tovar,  pero con muchas más vacas y muchas menos montañas. En realidad era como un llano, pero un llano ondulado, con muchas colinitas (la montaña más alta de Normandía tiene 400 mts) y con un paisaje temperado como la Colonia
Tovar tal vez por la época del año.

Tinchebray
TINCHEBRAY:

En el camino, todos los pueblos se parecían, incluso Tinchebray, el pueblo donde vive Patrice, aunque no sé porque a este lo vi más bonito... Invadimos la casa de Patrice como a las 17 h y lo primero que divisamos fue: un arito de basketball y una cancha de fútbol. ¡Y a jugar se ha dicho!

El sitio en donde vive Patrice es realmente espectacular: es una casita de dos pisos con un ambiente muy cálido. Afuera: los criaderos de ovejas, corderos y animales que los venezolanos sólo vemos en Heidi. También, los padres de Patrice tenían su conuco (pero un conuco mucho más grande y productivo)

Los padres de Patrice fueron muy gentiles, al igual que su hijo, y nos dejaron la casa para nosotros solos mudándose ellos a la casa de la abuela que queda pegada al lado y a la que se accede por unas escaleras desde la sala. Además, prácticamente alimentaron a la marabunda que representábamos nosotros y encima nos dejaron los carros para que conociéramos la zona.

En la noche jugamos fútbol (jugando futbol soy muy malo), nos bañamos y nos pusimos a pendejadas. Yo agarré un librito de la Historia de Bretaña y me quedé dormido leyéndolo. Luego de las presentaciones formales y de tirar algunos balones nos fuimos de paseo por una especie de hato, y luego por un bosquecito (bocage) y llegamos a una mina de esquisto con unas rocas muy particulares y un rio pequeño a un lado. Tenía tanto tiempo sin pisar monte que ya lo extrañaba, pero ¡que monte tan diferente era este!

Envío esta primera parte y luego vendré con la segunda...


Luis Manuel

Voyage: Esa carta desgraciada



Subject: Esa carta...
Date: Thu, 18 Mar 1999 03:07:49 PST

Hola amigos,

¿Adivinen que estoy oyendo por la Radio Latina de Paris? “Esa carta desgraciada, puño y letra, de mi amada” No por Gualberto, sino por Oscar de León ¡Que haría yo sin mi Radio Latina!

A+


Luis Manuel

sábado, diciembre 09, 2017

De cómo la totona de María Conchita salvó mi situación económica



Hace unos meses, me encontraba en una situación económica bastante difícil. Mi sueldo como profesor universitario no cubría ni siquiera la mitad de mis gastos y estaba ya sin ahorros.

Recordé la época de los blogs, cada uno tenía su blog y éramos bastante leídos al punto de que esos blogs podían generar un pequeño ingreso en dólares por publicidad con AdSense, que para la época era despreciable. Luego, vino Facebook, una nueva forma de interactuar y se llevó a todo el público y a los ingresos por publicidad. Pero no me importó mucho en aquel momento, un dólar no era nada para nosotros. Nuestra moneda era fuerte.

Un dia se me ocurrió hacer un post sobre María Conchita Alonso. Un pequeño post polémico de cuando María Conchita mostró lo que tenía entre las piernas en una playa de California. En esos días, María Conchita había dado furibundas declaraciones en contra del gobierno Venezolano, en contra de Chávez. No me pasó por la mente que ese post contenía varias palabras clave de esas que hacen subir el tráfico a cualquier página. palabras que tienen significado en regiones distintas a la mía, como por ejemplo: conchita, concha, totona, muestra, París Hilton, Britney Spears, etc. Además de Anti- Castro Comunista y Chavista.

No se si los buscadores de porno argentinos o del mundo andan buscando esa combinación de política, porno y farándula, pero lo cierto es que el tráfico de mi blog subió como la espuma. Y sólo me dí cuenta cuando años después, desesperado por la situación económica, me fui a ver si había algo de dinero en mi cuenta AdSense y me percaté que había suficiente dinero en dólares como para mantenerme por 3 meses. ¡Muchas gracias a los que le dieron click a la publicidad que allí pone google!

En verdad, extraño aquellos días en que en ve de usuarios pasivos de Facebook, éramos bloggers. Y no sólo por el dinero de la publicidad, que reconozco que hoy en día me hace falta, aunque no es por eso. Siento que Facebook nos robó mucho, porque en nuestros blogs podíamos desarrollar temas mucho mejor y era mucho más abierto. No debimos haber dejado que eso se perdiera.

Por cierto, siempre hubo el rumor de que había un video porno entre Orlando Urdaneta y María Conchita y ahora se confirma su existencia. Esto último es para ver si gano tráfico jajajaja. En lo que la señora arme otra polémica me gano unos realitos.

Voyage: Lo que más me gusta de París


Músicos en la Place des Vosgues


Date: Wed, 17 Mar 1999 01:04:55 PST
Subject: Voyage: Lo que más me gusta de París

Hola amigos,

Aquí estoy, disfrutando aún de este conato de primavera, que ya sé que va a ser sólo un conato porque el fin de semana bajará de nuevo la temperatura 8 grados. Es decir, volveremos de nuevo al invierno. Pero este conato de primavera me sirvió para ver como es la tan famosa primavera en París, y en verdad que es bonita. Todo el mundo sale a la calle y por eso están tan llenas de gente desesperadas por agarrar un rayito de sol. Se respira un ambiente de movimiento, se iluminan las caras que antes estaban apagadas durante meses y sobretodo no hay que estar con la ladilla de estar tan abrigados con el quita y ponte de ropa cada vez que entras y sales de un lugar con calefacción.

Pero por sobre todas las cosas, lo que más me gusta de París, es que salen los músicos a tocar por las calles y entonces París se vuelve una ciudad súper romántica y con ambiente musical. Para mí, que vivo mi vida como si fuera una película en la que soy el protagonista, la película adquiere un soundtrack maravilloso. Es precioso vivir la vida con un soundtrack incluído y en París ese sountrack incluye a músicos que cantan en las calles las canciones de EdithPiaf, las cajas de música, canciones de todas partes del mundo, etc.

Lo que más me gusta de París, es cuando hay músicos que tocan en el metro, en las calles, en La Place des Vosges, aprovechando su acústica y convirtiéndola en el lugar más romántico del mundo, con sus cafés con sus terrazas y sus aparaticos de calefacción, y su bonita plaza con sus enamorados besándose por todas partes.

Ayer cuando me monté en mi vagón de metro para ir al curso de francés, fui sorprendido de nuevo por la música que sonaba haciéndose eco entre los túneles que tienen casi un siglo de antigüedad. Por lo repentino, lo primero que pensé fue que le habían puesto música al vagón, o que alguien llevaba un equipo de sonido, pero cuando volví me pude dar cuenta de que eran unos músicos latinos, supongo, que habían comenzado a tocar, uno con la guitarra y dos con el acordeón la canción: “Bésame mucho”, y yo, por supuesto, me puse a tararear y a cantar con ellos. Terminaron y para sorpresa mía empezaron a interpretar Moliendo Café,  que por si no lo saben es la canción Venezolana más famosa alrededor del mundo y las lágrimas se me salieron...

Músicos en la Rue Mouffetard, con un órgano.
Cuando salí del metro, todavía cantando, me fui caminando hasta llegar a la RueMouffetard y estaba de nuevo en una esquina una pareja estupenda que había cantado y tocado el jueves pasado en el mismo sitio. De nuevo cogí palco y me puse a esperar allí la hora de comienzo de mi curso (media hora más tarde). Esa pareja canta ópera, son muy simpáticos y cantan con mucho sentimiento, como si les diera pena cantar en la calle, como si estuvieran a punto de llorar por la cantidad de público y el éxito que estaban teniendo. La gente les aplaudía y había quien les dejaba hasta billetes de 100 francos. Imaginé que ellos también vivían su película y eran ellos mismos los que cantaban su propio soundtrack y el mío…

“Quand elle me prends dans ses bras, elle me parle tout bas, je vois la vie en roseeeee”..

Saludos

Luis Manuel

viernes, diciembre 08, 2017

Voyage: El Caballo Viejo de Julito

Ni Caballo Viejo ni el Alma Llanera son de Julito.
(Tampoco de Simón Díaz)


Subject: El Caballo Viejo de Julito
Date: Thu, 11 Mar 1999 06:59:23 PST

Voilà amigos,

Tuve una discusión con los españoles. Verán la razón y me dirán si no es indignante… He aquí el diálogo….

Españoles y yo:

-         Caballo Viejo es de Julio Iglesias. El venezolano ese que tu dices (Simón Díaz) seguro se la copió de Julito y ahora tu de nacionalista vienes y dices que esa canción es venezolana.
-         ¡Carajo! Lo único que falta es que digan que el Alma Llanera también es de Julito.
-         ¿A ver, cómo dice esa canción?

Y empiezo a cantar con mi super voz nuestro segundo himno nacional tal y como la canto diariamente en la ducha:

-         Yo nací en esta ribera del Arauca vibradooooooorrrr
-         ¡Pues, esa también es de Julito! Hombre ¿Cómo dices tú que es Venezolana?
-         (Arrecho) ¡Coño, ese es nuestro segundo himno nacional! El Arauca es el río que sirve como frontera entre Venezuela y Colombia y yo nací en esta rivera del Arauca quiere decir que nací del lado venezolano.
-         Pero seguro la popularizó primero Julito, esa es de Julito.
-         (Más arrecho) ¡Vayanse a la mierda! La mitad de las canciones de Julito se las robó a Latinoamérica y ustedes no lo saben.

Y ahora resulta también que a Radio Latina le dio por poner Caballo Viejo cantada por un colombiano y en medio de la interpretación explama: “Viva Colombia, Viva España! Y no menciona nunca a Venezuela… Seguro, estos también se la atribuyen…

Otra cosa. Me compré un libro sobre Venezuela. Un libro muy completo con fotos de paisajes, personas, fauna, comida típica, etc. Me gasté una plata, pero mi intención es enseñar mi país a toda esta gente de diferentes nacionalidades que convive conmigo aquí en la Cité. A muchos les ha agradado conocer un poco sobre Venezuela, en especial a los africanos que se sienten hermanados con nosotros y hasta les recuerda a su país. A todos, menos a los españoles (hombres). Estos miraron el libro con desdén y hasta con fastidio. El único comentario positivo que hicieron fue hacia las tetas de unas indias Yanomami que el libro presentaba. Que estaban buenas esas tías haciendo comentarios de que un español folla con lo que sea, hasta con una tijera. Yo no sé si todos son así o que estos en particular son unas bestias. No debería ser así porque están estudiando en un instituto de élite y hasta son buenos estudiantes y supuestamente izquierdosos.

Además, yo tenía puesta música de Ruben Blades y querían que la quitara, porque porque esa música era igualita siempre tarará tarara y no decía nada. Uno de ellos me dijo que la música latina era puro ritmo, saborrrrr y más nada. Yo estaba bastante indignado. Y lo peor es que antes habían puesto un cassette con una canción acerca de un carajo que se cogía a unas muertas. En una de estas, cuando en Radio Latina pusieron una canción española y querían que le subiera el volumen, los mandé a lavarse el culo a toditos. 

¿Antiyanquis?

Estos se la dan de antiyanquis hasta el punto de no comer en McDonald ni beber Pepsicola, y se la viven oyendo españoletadas contra los gringos, pero cuando se rascaron, todos pedían a gritos Coca-Cola para el Ron.Yo los llamaba antiImperialistas chimbos y pensaba en también en su chimba colonización...

La Independencia.

Hasta que se metieron con mi bandera, me dijeron que me la iban a quemar y yo me arreche y los mandé pa la mierda a toditos. Españoles y Canarios, contad con la muerte aun siendo indiferentes, les dije... Despues pense las cosas que hubiese hecho si en realidad hubiera osado a meterse con mi bandera, y ni se imaginan las cosas que me pasaban por la mente, Simón Bolívar y la ETA se iban a quedar cortos todos juntos. Allí me di cuenta de lo nacionalista que puedo ser, a un nivel fanático. Seguro que les hubiera quemado el cuarto como mínimo.

Pero, cuando se me pasó al final no me puse bravo con ellos. También tienen sus cosas
buenas, sólo que tienen que aprender a respetar para que pueda haber convivencia. Y yo no los voy a dejar que irrespeten a mi país, no joda.

Au revoir...


Luis Manuel

Voyage: Indios Salvajes Parisinos


Date: Tue, 09 Mar 1999 05:41:48 PST
Subject: Voyage: Indios Salvajes

Hola amigos,

¡Que risa! Me acaban de preguntar, con toda seriedad, si los nativos en Venezuela son peligrosos o si son amigables. ¿Qué piensan ustedes? ¿somos amigables o no?

Yo le respondí que dependiendo de la tribu, pero que siempre éramos más amigables y menos peligrosos que los indios parisinos je je je je.

Que bolas....


Luis Manuel

jueves, diciembre 07, 2017

Voyage: El Coronel no tiene quién le escriba

Rue Cujas, en dónde vivió García Márquez cuando escribió
"El Coronel no tiene quién le escriba". 

Voyage: El coronel no tiene quien le escriba.
Fecha: 18 años después, el 12/7/2017

Les cuento un poco cual era mi situación en París en esos días de principios de  1999. Llegué a París un 29 de Octubre con una beca Alfa de la Comunidad Europea. En realidad no se trataba de una beca, sino de un complemento de beca de un poco menos de 600 ECUS (moneda virtual que precedió al Euro), algo así como 500 y pico de dólares mensuales. La otra parte de la beca debía ponerla la contraparte venezolana, pero el acuerdo era que no recibiría sino la parte que correspondía a la Comunidad Europea. Según palabras del encargado del programa en la Universidad, que era esposo de mi tutora, esa cantidad era suficiente para vivir. La realidad es que es muy difícil vivir en París con ese dinero, así uno esté en una residencia universitaria y comiendo todo el tiempo en el restaurante universitario. Sin embargo, llevé un dinerito del que tenía ahorrado de toda la vida. Unos 3000$ que debían complementar, pero que fueron cambiados a un tipo de cambio muy desfavorable a insistencia de mi tutora que temía que me fueran a robar ese dinero en la residencia universitaria. Los cambié a 5,27 Francos/$ en una agencia de La Poste, cuando la tasa real estaba por encima de 6 Francos/$. De todas maneras, la situación era mala, pero no grave.

La cosa se puso fea cuando pasa noviembre, diciembre, enero, febrero y nada que me llega la bendita beca. Ya estaba pensando en devolverme a Venezuela o salir a pedir dinero en las calles. Lo peor de todo era la incertidumbre. Paulatinamente se iba gastando el dinero que me quedaba y mis nervios también se estaban desgastando, pasé por etapas de mucha ansiedad, depresión y problemas de salud y luego una etapa de ahorro obsesivo en donde calculaba la manera óptima de ahorrar en todos los aspectos de la vida. Tenía que sobrevivir.

En el mes de febrero, mi tutora y su esposo, responsable del programa Alfa en la universidad, me invitan a comer a su casa. Me trataron maravillosamente y al final me anuncian que ya la beca había sido aprobada en la Comunidad. Yo no sabía que había viajado con la beca sin aprobar. Por supuesto que me puse muy contento, pero al despedirme se me ocurrió preguntar si venía con retroactivo y muy avergonzados me dijeron que no. Esos meses no los iba a cobrar (esos meses que no me pagaron son objeto de otra historia posterior).

Pero siguieron pasando los meses febrero, marzo, abril y la beca no llegaba y la situación era cada vez más desesperante. Y yo cada vez más obsesivo con el ahorro. El problema no era vivir sin dinero sino no saber hasta cuándo.  

Decidí en las vacaciones de Pascua, en abril, irme a Londres, a casa de mi hermano que acababa de llegar. Allí mi hermano podía ayudarme un poco y de hecho, me prestó unos 300$, pero en Londres las cosas eran el doble de caras que en París, lo que no me dejó buen sabor. Regresé a París con gastroenteritis y luego, al llegar tuve una depresión muy fuerte que será contada en uno de los correos de Voyage.


Llega la primavera de París, el mes de mayo y nada que llega la beca. Imaginen ustedes. Al final, me depositaron el día 31 de mayo. Logré la proeza de vivir 7 meses  y dos días, en una de las ciudades más caras del mundo como lo es París, con apenas un poco más de $3000. Y hasta me di el lujo de viajar y conocer. Aunque casi me vuelvo loco. 

Debo reconocer toda la ayuda y el apoyo prestado por mi amiga Claudia León. Siempre lo tengo presente...

PD:  García Márquez escribe su novela "El Coronel no tiene quién le escriba" estando en una situación similar, en París, viviendo muy cerquita de dónde yo estuve, en la Rue Cujas

martes, diciembre 05, 2017

Voyage: Salsa a la Francesa: Un, deux, trois, quatre...



Date: Thu, 04 Mar 1999 06:46:22 PST
Subject: Voyage: Salsa a la Francesa: Un, deux, trois, quatre...

Bonjour Amigos,

Aquí sigo en mi duelo a muerte con la computadora, ahora tengo problemas con el enlazador ¡odio esta vaina!

Como habíamos acordado, ayer pasaron las brasileñas y Birdginie (no es Virginie, sino Birdginie por lo pajarota que es) por mi cuarto buscándome para ir al curso de salsa en la CitéU. En principio tenía mucha ilusión de aprender a bailar salsa a sabiendas de que en Venezuela me fue imposible hacerlo. ¿Imaginan que lo logre aquí en París? Pero en esta ocasión no lo logré. Este curso fue un total fracaso porque no logré aguantar la risa durante todo el curso y casi me botan de la broma por no hacer caso. Les cuento los detalles.

Llegamos un poquito antes de la hora porque Birdginie, como buena francesa, tenía pánico de llegar tarde. Cuando llegamos no había nadie más y mientras tanto me puse a jugar basket tirando papelitos en una papelera con las brasileiras. En eso llegó la profe y nos dijo que pasaramos. En el salón, había dos mariquitas bailando juntos viéndose a los ojos y allí empezó mi ataque de risa, ¡es que no estoy acostumbrado a esas vainas!

Como de costumbre todos los franceses llegaron justo a la hora con minutos y segundos y se dio comienzo a la sesión. La profe dijo: los que nunca han estado en un curso de salsa, por aquí adelante, ¿y quienes eran los que nunca habíamos estado en un curso de baile? Los latinos: las brasileiras et moi. Birdginie seguía desesperada porque estábamos perdiendo mucho tiempo y no habíamos comenzado.

Y entonces empezó el curso de salsa, que comenzó con una clase de teoría…

Yo no sabía que se podía dar un curso teórico de salsa, pero así fue. Era como aprender la gramática antes para poder hablar (ya entiendo porqué los alumnos hacen los ejercicios primero y después estudian la teoría). Primero, una breve explicación de la historia de la salsa, luego una explicación teórica del paso Conga, luego del paso Casino, luego la vuelta, luego el paso base, etc. Continuamos con teoría y más teoría y yo queriendo que me pusieran la música de una buena vez para bailar. Ya estaba preguntando si hacía falta buscar un cuaderno para anotar y prepararme para el examen.

Y al fin, llegó la parte práctica. Sólo que sin música…

En la práctica, la profesora hacía los pasos y luego todos tenían que imitarla colectivamente. Reconozco que nunca he podido imitar ningún movimiento de nadie, tal vez por eso es que me ha costado tanto aprender a bailar. Ni siquiera que me enseñen en español. 

Mientras hacíamos la imitación colectiva, no podía parar de reír y andaba más perdido que el hijo de Lindbergh. Además, con las vueltas y la laberintitis que cargo desde que me dio Dengue, me terminé mareando, pero seguía riéndome y cada vez más fuerte. La broma era: Un, deux, trois, quatre, tourner, un deux, trois quatre, demi tourné,  etc, etc (uno, dos, tres, cuatro, vuelta, uno dos tres cuatro media vuelta). Yo no sabía si proceder el resto por inducción completa o parar antes de caerme. Cuando los otros iban hacia la izquierda, yo iba hacia la derecha y al contrario.

Así como en la escuelita, la profesora me vio cara de gracioso y me pasó para adelante para controlarme, pero en ese momento empecé a hacerlo muy bien, yo diría que mejor que los demás y entonces me devolvieron hacia atrás. je, je, je, je.

Luego venía la etapa de parejas. Cristina y Fernanda se peleaban por ir conmigo, pero no era porque yo fuera la máquina latina danzante, sino porque ellas saben que yo me baño todos los días al igual que ellas, mientras que los otros probablemente no. Al final ganó Cristina. Hicimos un círculo y comenzamos a hacer el paso base en pareja, pero sin música. Cristina y yo teníamos armada una rochela, pero cuando la profe volteaba éramos los que bailábamos mejorcito. Eso fue antes de comenzar con la acrobacia coreográfica. La profe ya estaba arrecha con nosotros por la rochela, pero como lo hacíamos bien, lo único que nos podía criticar era que íbamos muy rápido; yo le repliqué: - ¡Claro!, ¿si no hay música como vamos a llevar el ritmo? Todos se rieron, ya que al parecer la puse en ridículo y se puso muy roja. Paciencia con este, parecía decir la profe…

Ensayamos varios pasos y algunos quiebres, pero Cristina y yo no lográbamos sincronizarnos en los quiebres, pero era culpa mía, ya que yo me negaba a contar hasta cuatro para hacerlos. Yo le decía que eso saldría espontáneamente y seguía con la risa. Cada vez me reía más. En una de estas la profe me regañó: Hay que hacer el quiebre cada conteo de cuatro como si esa fuera una regla constitucional de la République Francaise....

Y al fin pusieron la música....

Y para mí fue peor que pusieran la música, porque me dediqué a bailar como me saliera del cuerpo y no a seguir las instrucciones como si fuera un robot. Y los otros seguían fielmente las instrucciones como si no hubiera música. De repente la profe volteaba y nos encontrábamos bailando como nos daba la gana y yo con los ojos cerrados concentrándome en la música, hasta que me cambiaron la canción y pusieron: Si tu eres mi hombre, y yo tu mujeeer… ¡Pero esa vaina no era salsa, sino merengue! Le dije a la profesora en público para más arrechera de ella. No sabía cómo iba a bailar salsa con esa canción, mejor que quiten la música de nuevo o me pongo a bailar como me de la gana. Entonces empecé no solo a bailar sino a cantar también. Lo peor es que aunque no seguía para nada la técnica algorítmica que nos daban era el único hombre que al menos que bailaba con sentimiento y alguito de sabor y eso se notaba.

Al final, creo que no aprendí nada de la técnica del baile, que es lo que me hace falta, aunque si la teoría y también bailé un buen rato... También le harté la paciencia a la profe pirata esa y me reí como un desgraciado...

De allí nos fuimos para la Soirée Brasileña y bebí de nuevo Cachaza....

Besos

Luis Manuel


PD: No sé quién logrará ponerme a bailar. Cada vez pienso más que es una tarea imposible, aunque he mejorado en mi actitud...

lunes, diciembre 04, 2017

Voyage: Un dia de playa en Paris



Date: Mon, 01 Mar 1999 06:17:23 PST
Subject: Voyage: Un dia de playa en Paris...

Salut Amigos:

¿Cómo están todos? Yo estoy bien, aunque un poco tenso por el trabajo y los problemas económicos a los que me tiene sometido la Comunidad Económica Europea que ya me tiene 4 meses sin cobrar la beca. Pero para liberar el estrés,  ¿qué mejor que un día de playa? por eso me fui en metro a la playa de París, con Fernando (el esposo de Brígida), Claudia y Diego. ¿Qué si en París hay playas? Si, en París hay playas, no playas naturales, sino artificiales. Allí les va el cuento de un cumanés en una playa artificial, con palmeras, almendrones y todo menos sol y agua salada.

Como les había contado, tomamos el metro para ir al Aquaboulevard, con nuestros bolsitos con toallas, trajes de baño, etc etc. Sólo nos falto el bronceador. El folleto decía que encontraríamos un clima a 29 grados centígrados y en asepsia total (ohhhhh)...

Llegamos al sitio, pagamos y nos hicieron entrar en unas cabinas para desvestirse en donde te remarcaban mil veces que había que quitarse los zapatos para entrar al área mojada, que no estaba tan mojada porque le pasaban unos aparatos especiales para secarla a cada rato. Luego, uno iba a guardar la ropa en los casilleros antes del proceso de desinfección masiva que hacia recordar un campo de concentración nazi. Lo desinfectaban a uno con agua clorificada como si fueras una poceta y luego te hacen pasar por una piscinita para desinfectar los pies y al final cuando ya estás hasta blanqueado, ¡por fin a la playa!

La playa en realidad era una piscinota grandota con muchos toboganes que intentaba imitar artificialmente a una playa. Hasta la arena era imitada, pero no con arena, sino con un material como de cemento amarillo, del mismo amarillo de la arena de Quetepe.

Fuimos con nuestros corotos hacia la playita y supongo que seriamos los únicos carajos de allí que en realidad habíamos estado en una playa tropical de verdad porque fuimos los únicos que nos metimos automáticamente con todos nuestros corotos debajo de una matica que había cerca de la orilla. Debe ser la costumbre, porque en realidad, si algo no había allí era sol; nos encontrábamos en un ambiente cerrado aunque transparente, como en un invernadero temperado a 29 grados. La mata en la que nos ubicamos era un almendrón igualito a los de la playa San Luis en Cumana, pero de plástico...

Los franceses se avergüenzan de nada, así que es muy difícil que vayan a dejarse ver en traje de baño si no están completamente libres de grasas y lo que había allí eran cuerpos por encima del promedio. Ellos no pueden arriesgarse a hacer el ridículo, por eso las francesitas que allí estaban en general estaban buenas, aunque lo menos que había allí eran franceses: la piscina estaba repleta de árabes y africanos. Con lo racistas que son los locales, imagino que por eso debe ser lo del proceso tan estricto de desinfección. También había carajos sentados en las sillitas de playa leyendo y hasta con lentes de sol....

 Al principio me deprimí un poco a causa de la nostalgia. Mi medio natural es estar metido en una playa tropical y ahora estaba metido dentro de una falsa replica de una playa, en pleno invierno, cero naturaleza, todo artificial. Empecé a pensar en lo maravilloso que es mi país y mi pueblito. Si alguien en este mundo ama sus playas, ese soy yo y ahora tenía que estar a 9000Km de ellas y metido en una playa de plástico ¡qué horror! ¡Patético! La nostalgia me invadía. En un momento prendieron unas cascadas artificiales que caían desde un puente y me metí debajo de ellas recordando cuando me metí en las cascadas de Quebrada de Jaspe, en la Gran Sabana, una de las cosas de la naturaleza más bellas del mundo; O bajo de las cascadas en el Ávila, o en el 
Kama-Merú. Con el azul de la piscina recordé el azul de las playas de La Orchila, con sus millones de peces que no están acostumbrados a los seres humanos y que no tienen miedo de acercarse a curiosear. Me fui hacia el jacuzzi y recordé las aguas termales de San Antonio del Golfo, o Poza Azul o Aguas Calientes en El Pilar. Pensaba en Araya con su viento y su sol radiante que ahora reemplazaba con un bombillo reflector ultrapotente. Tantas cosas hermosas que he disfrutado en mi vida en los sitios naturales más bellos de mi Venezuela. Me metí nadando contra la corriente en un río artificial, como si
estuviera yendo contra la corriente en el río San Juan de Cumaná. Después, nade un poco entre la multitud y me dispuse a buscar lo hondo para nadar mejor. Lo hondo estaba un poquito aislado, a lo mejor para proteger a las parejitas que estaban allí disfrutando del palo hondo je, je, je, je, no sé si entendieron. Había unas cuantas de ellas. Encontré una salida al área exterior y salí hacia una parte de la piscina al aire libre. Probablemente estaba haciendo 4 grados centígrados afuera en donde me estaba bañando, era muy frío, pero al menos podía respirar aire menos encerrado, ya me estaba sofocando.

De pronto, se empezó a escuchar una alarma que sonaba y pensé que podía ser un incendio, pero no, era el aviso de que venían las olas que ponían cada 1/2 hora. La multitud corrió desesperada hacia la parte en donde había olas, pero lo único que hacían era saltar. Esta gente no sabe qué hacer con las olas, me dije, mientras que esperaba una olita para ver si podía correrla entre la multitud cual Playa Garrapata en Carúpano.

También me metí un rato en el jacuzzi, que estaba bien caliente. Echénle la vitoalla, grité cuando me metía en el sancocho ¿donde está la auyama? Nos metimos un ratico en ese sancocho y quedamos flojitícos...

Ya tarde me puse a jugar con Diego, y cada juego que hacíamos, al momento encontrábamos a los franceses imitándonos. Era incómodo. Esos carajos no tienen creatividad para inventar juegos, y sin mentirles, por lo menos el 50% de los juegos que hicieron las 700 personas que estaban allí adentro, se los copiaron de nosotros. Yo tiraba a Diego al aire y al rato había franceses lanzando a los carajitos hacia arriba. Lanzaba en saltos mortales a Diego y al ratico los franchutes nos imitaban de nuevo.  Yo caminaba parado de manos y al ratico había montones de franceses parándose de manos ¡Qué ladilla!

Al final pasamos 5 horas en la piscina y puedo decir que disfrutamos bastante de un día de playa en Paris, aunque sea en una playa artificial desinfectada.

Saludos y besos


Luis Manuel

domingo, diciembre 03, 2017

Voyage: Illumination des grands hommes

Panteón Nacional


Date: Thu, 25 Feb 1999 03:00:56 PST
Subject: Voyage: Ilumination des Grands Hommes....

Hola Amigos,

No aguanto las ganas de decirles, ¡lo logré, lo logré!, con ayuda de los grandes hombres. Les cuento la historia....

Hacía más de una semana que estaba tratando de hacer la compilación de un bendito paquete de resolución numérica de problemas lineales en paralelo. El asunto es que la configuración de las maquinas que estaban en el makefile no se correspondía con las que tengo aquí y me tocaba a mi cambiarlas.

Pues, en esta semana en realidad estaba sumamente estresado. En una cosa al parecer tan tonta me había frenado y lo peor es que no tenía ni idea de cómo resolver el problema, cada vez me estaba más perdido. Entonces, el día de ayer decidí irme más temprano y caminar un poquito por París, a ver si se me aclaraba el entendimiento....

Aux grands hommes la patrie reconnaissante 
Como mi mente estaba llena de interrogantes de todo tipo me fui, ¿adónde creen que me fui?, pues al Panteón, a pedirles consejo a los grandes hombres,  a ver si me iluminaban.
Dentro del Panteón

 El Panteón es impresionante por dentro, es una gran sala lujosísima. Me detuve en los primeros monumentos de la entrada y en los homenajes inscritos en la pared. El primer homenaje era Antoine de Saint-Exupery, lo cual me emocionó mucho, ya saben que me gusta El Principito. En la entrada se encuentra también el Péndulo de Foucault. Gracias al péndulo, se comprobó la rotación del planeta tierra. El péndulo de Foucault guinda de una de las cúpulas del Panteón y péndula siempre marcando la hora. Es como si cambiara de dirección. Yo en ese momento no le encontraba la explicación, aturdido me sentía bruto. Y me fui a cumplir mi misión de ir a hablar con los grandes hombres para que aclararan mis ideas, por lo que tuve que bajar a las criptas en donde estos estaban.

El Péndulo de Foucault
Con el primero que hable fue con Rousseau y le pregunte: - ¿Sr Rousseau, usted no cree que estos franceses han llevado a extremos la presencia del estado en todos los ámbitos de la vida nacional? Como Venezuela es un país que había pasado por al menos una década de neoliberalismo, la presencia del estado francés en todos lados me llamaba mucho la atención e incluso me molestaba. No estaba acostumbrado. Por eso le pregunté si ese estado metiche no estaba haciendo un daño a la sociedad francesa. Por otro lado, también ponía la interrogante de si el otro extremo neoliberal no terminaría en decadencia, en degeneración. Le pregunté si no sería posible que el Contrato Social viniera como consecuencia de una toma de conciencia que creara una fraternidad espontánea y no a través de un estado que la impusiera.

Después, giré y me encontré con Voltaire, y le di las gracias por haber inspirado a Bolívar, por ser su escritor favorito. Le dije, yo al igual que usted pronostico la revolución. Cuando ya las estructuras impuestas, sean estatales o económicas o de cualquier poder, coartan la libertad, siempre que haya opresión o tiranía se estará gestando una revolución...

Las criptas meten mucho miedo, no sólo por el ambiente lúgubre, sino porque ya el edificio del Panteón se está deteriorando y uno encerrado allí en un edificio que como que se cae es como para tener miedo.

Criptas
Continué, pero ahora en la búsqueda de científicos para ver si me echaban una ayudadita. Claro, ninguno de estos había compilado jamás un programa, así que a lo mejor no podían ayudarme, pero igualito valía la pena intentarlo. Había todo tipo de científicos: hablé con Monge, que al igual que a mí le gustaba la matemática y la política; hable con Lagrange, le dije, épale Lagrange cuanto gusto interpolarme con usted por aquí. También me conseguí con Braille, señor Braille, por favor, ¿será que estoy ciego? Hablé con Carnot, hasta que me encontré con Pierre y Marie Curie: - señores, ya que estoy en una Universidad que lleva su nombre, ¿me pudieran ayudar? Seguí así hablando con todos esos tipos hasta que decidí subir...

Et voilá, al fin descubrí porqué el péndulo siempre giraba y señalaba la hora. Me dije: - ¡Gafo, no es el péndulo el que se mueve, es La Tierra la que se mueve y el péndulo permanece fijo por inercia! ¡el péndulo siempre va en la misma dirección!.

Y también descubrí que en la compilación, no era yo el que se había equivocado. ¡La compilación no funcionaba porque los que habían hecho el programa se habían equivocado! Hice entonces la corrección y me acaba de funcionar....

C'est tout...

Besos


Luis Manuel

 Suscribirse a este Blog