miércoles, junio 04, 2008

Virginidad y política en Francia

Virginidad y política en Francia

Gerardo Lissardy
Gerardo Lissardy
BBC Mundo, París

Pareja de musulmanes franceses
En el pasado los musulmanes han estado en el centro de la polémica por el uso del velo en las escuelas.

En algunas partes del mundo, la frase "Sexo, mentiras y política" evoca una película estadounidense de los años 90. Pero en Francia, puede ser el enunciado de una creciente polémica de connotaciones culturales.

La anulación en este país de un matrimonio entre musulmanes porque la novia mintió sobre su virginidad, ha derivado en un escándalo público que movió al presidente Nicolas Sarkozy a defender a su ministra de Justicia, Rachida Dati.

Dati es blanco de las críticas de políticos opositores e incluso oficialistas franceses, así como de organizaciones feministas, por haber evitado condenar el fallo de un tribunal de Lille.

El anuncio esta semana de que el Estado francés apelará el caso, lejos de apaciguar las aguas, provocó protestas de la propia pareja involucrada, que asegura que acepta la decisión judicial.

La pareja se casó en julio de 2006. Según medios franceses, el matrimonio fue anulado en abril pasado a pedido del marido, un ingeniero treintañero, quien denunció que su esposa le mintió al decirle que jamás había tenido relaciones con otro hombre.

"Cultural y moral"

El caso ha vuelto a concentrar la atención en los cinco millones de musulmanes que viven en Francia, que en el pasado han estado en el centro de otras polémicas, por ejemplo por el uso del velo islámico en las escuelas.

La ministra de Justicia francesa, Rachida Dati, y el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy
Dati es blanco de las críticas por haber evitado condenar el fallo de una corte de Lille.

"Lo importante es el hecho de que hoy día en Francia hay muchas mujeres que se casan con hombres con la promesa de ser vírgenes", dijo Michael Wieviorka, un sociólogo francés experto en temas de integración.

En diálogo con a BBC Mundo, Wieviorka sostuvo que, en muchos casos, por "acuerdos de familia a familia, tiene lugar una imposición del poder de los hombres sobre las mujeres y de las familias sobre los individuos".

"La polémica sobre si es aceptable que una mujer pueda no casarse con un hombre por este tipo de razones, es un debate de tipo cultural y moral; no es sólo jurídico", agregó.

Durante una agitada sesión parlamentaria sobre este caso, la ministra Dati acusó el martes a los gobiernos franceses de izquierda de haber fracasado en la integración de los musulmanes y pidió "evitar las caricaturas" sobre esa colectividad, la mayor de Europa.

Dati, que proviene de una familia musulmana, ha afirmado que el fallo judicial se ajusta a derecho, en base al código civil francés que permite anular un matrimonio si uno de los miembros miente sobre una "cualidad esencial" de la relación.

La ministra también dijo que la medida es una forma de "proteger" a la mujer involucrada.

Campaña de linchamiento

Las explicaciones ensayadas por Dati calentaron aun más el debate y durante la sesión parlamentaria se escucharon gritos de "renuncia" por parte de diputados opositores.

Mujer con velo
En Francia viven unos cinco millones de musulmanes.

El fallo judicial ha sido criticado incluso por miembros del gobierno, como la secretaria de Asuntos Urbanos, Fadela Amara, quien lo calificó como "una fatwa contra la emancipación de la mujer".

El grupo feminista Mujeres Solidarias relacionó el caso con el hecho de que "más y más mujeres jóvenes acuden a la cirugía para reconstituir sus hímenes para ser vírgenes en su casamiento".

El presidente del sector parlamentario del partido de Sarkozy, Jean-François Copé, propuso este miércoles instalar un grupo parlamentario que estudie el tema desde un punto de vista jurídico y social.

"Es un asunto de nuestra sociedad que jamás ha sido abordado hasta ahora", dijo Copé, quien expresó su apoyo a la ministra de Justicia.

Pero el mayor respaldo a Dati provino del propio presidente Sarkozy durante un Consejo de Ministros este miércoles.

"El presidente dijo cosas muy claras sobre Rachida Dati, quien aparentemente es víctima de un comienzo de campaña de linchamiento que carece de sentido y no se justifica", dijo a la salida de la reunión el portavoz gubernamental Yves Jego.

No hay comentarios.: