martes, abril 08, 2008

Iglesia Católica Alemana reconoce que tambien tenía sus campos de Concentración

Otro mea culpa de la iglesia Católica
Redacción BBC

Soldados nazis al momento de detener a un ciudadano polaco.
Muchos de los trabajadores forzados procedían de Polonía y la ex Unión Soviética.
La iglesia Católica de Alemania reconoció su participación en el uso de prisioneros de guerra y civiles en trabajos forzados durante la Segunda Guerra Mundial.

En un informe difundido este martes, la entidad religiosa aseguró que cerca de 6.000 prisioneros de guerra, la mayoría procedente de Polonia y de la ex Unión Soviética, fueron obligados a trabajar para los nazis en alrededor 800 instituciones que eran regidas por la iglesia Católica, como hospitales, casas de cuidado y monasterios.

De acuerdo con el especialista para asuntos europeos de la BBC, Paul Legg, la iglesia Católica Romana en Alemania ya había reconocido que cooperó con las autoridades nazis al usar trabajadores forzados.

Asimismo, Legg indica que la organización eclesiástica admitió haber pagado, en compensaciones, más de US$2 millones a los trabajadores que sobrevivieron la guerra.

Sin embargo, el informe de 700 páginas profundiza en los detalles.

Ceguera

El nuevo documento da a conocer la suerte de más de 1.000 prisioneros de guerra y cerca de 5.000 civiles, quienes fueron obligados a trabajar para el régimen nazi en organizaciones que eran dirigidas por la iglesia Católica en toda Alemania.

Auschwitz fue el mayor campo de exterminio nazi.
Auschwitz fue el mayor campo de exterminio nazi.

El presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, Kart Lehman, dijo que el número de trabajadores utilizados por la iglesia Católica era una pequeña fracción si se compara con las 13 millones de personas que se estima fueron obligadas a trabajar para los nazis.

Además, añadió Lehman, las condiciones en las que se encontraban quienes trabajaron para la institución no eran tan paupérrimas como en otras partes de Alemania.

No obstante, el representante del catolicismo alemán señaló que no se puede ocultar el hecho de que la iglesia Católica había estado ciega al sufrimiento de hombres, mujeres y niños, procedentes de toda Europa, que habían sido detenidos por los nazis y llevados a Alemania para llevar a cabo trabajos forzados.

La iglesia Protestante de Alemania también admitió el uso de trabajadores forzados durante el régimen nazi.

Compañías como Deutsche Bank, Volkswagen y Siemens también encargaron informes que documentan su participación dudosa en el uso de prisioneros de guerra y civiles como trabajadores.



No hay comentarios.: