martes, abril 22, 2008

Ollanta Humala denuncia bases militares de EEUU en Perú

TeleSUR _ 21/04/08 - En Perú surgen nuevas denuncias sobre la eventual instalación de una base militar norteamericana. Algunos indicios serían: la presencia regular de tropas estadounidenses en la selva y la flexibilización de una norma que permite el ingreso sin control legislativo de personal militar sin armas.

El líder opositor de Perú Ollanta Humala denunció la existencia en la selva de su país de una base militar de Estados Unidos que, valiéndose de la aplicación del Plan Colombia, busca controlar los recursos naturales en la amazonía.

"Lo que ya existe en la selva peruana es una base de Estados Unidos que está en camino de fijar su residencia", alertó Humala.

Agregó que las bases implantadas "pueden ser fijas o móviles, y lo que está sucediendo es que al interior de los cuarteles de la Marina y posiblemente también de la Fuerza Aérea, están instalados y despachando oficiales y personal técnico militar de Estados Unidos".

Según líder opositor, para instalar una base no se necesita entrar con tropas armadas, sobre si se trata del tema de manejo de recursos naturales en la amazonía.

"No necesitan tropas armadas, entonces yo digo que acá sospechosamente el Ejecutivo ha desligado el control para el ingreso de personal militar", expresó.

La historia se repite

La primera vez que tropas norteamericanas operaron en el Perú fue hace 21 años con la instalación de una base antidrogas en la selva, durante el primer gobierno de Alan García, ahora en su segundo mandato, la historia podría repetirse.

"Alan García lo que necesita es que ingrese plata al país, de cualquier manera pero que ingrese plata. Para Estados Unidos es una necesidad también tener una base militar en la región y así afianzar sus políticas imperiales en el control directo de lo que es una zona estratégica en el mundo, la amazonía", dijo el líder nacionalita.

De acuerdo con la denuncia de Humala "es un plan concebido con anticipación". Hace un año, se modificó la clasificación que regula el ingreso de militares extranjeros al país.

Se estableció de esta manera dos categorías: la entrada de personal armado o tropa, lo cual es autorizado por el Congreso; y la entrada de militares no armados que solamente requieren autorización del Ejecutivo a través de una simple resolución ministerial.

Esta clasificación, apuntó Humala, se salta claramente la doctrina militar que distingue únicamente a oficiales, técnicos y personal auxiliar, y tropa.

A su juicio, los militares no se diferencian porque porten armas o no. Eso, equivaldría a suponer que los armados vienen a participar en algún combate, cuando para Estados Unidos lo decisivo es tener el control de las operaciones y dirigir a las tropas peruanas o latinoamericanas sobre el terreno.

"Como en Colombia"

"Es así como funciona en Colombia y en otros lugares", explicó Humala al recalcar que lo importante es que a partir de la "trampita" que se hizo con las autorizaciones, lo que ha pasado es que ha venido aumentando el número de oficiales de inteligencia, antiterroristas, antinarcóticos, con especialidad en Amazonía y Biodiversidad.

Estos oficiales norteamericanos hacen seguimiento a países vecinos (Ecuador, Venezuela, Bolivia) y se han concentrado en Iquitos, sin que el Legislativo pueda ejercer control sobre las tareas que cumplen.

"Varias de las resoluciones que autorizan la entrada de los militares carecen de fecha de retorno", subrayó Humala, "¿qué quiere decir eso?, que se les está admitiendo como una presencia permanente".

"Imaginemos de aquí a un tiempo: con varios centenares de militares norteamericanos dentro de nuestras fronteras, terminarán naturalmente exigiendo una barraca propia donde dormir, oficinas donde despachar, campo para entrenar, y entonces habrá un cuartel a su cargo ¿Qué otra cosa es una base?", se preguntó.

La idea del actual gobierno es llegar a ser el socio estratégico de Estados Unidos en Sudamérica.

"Uno de sus ojos mira al sur y espera lograr cuando menos un trato equiparado al que recibe Chile en materia económica, el otro mira al norte y observa los 5 mil millones de dólares anuales de 'ayuda' que llegan por el Plan Colombia", agregó.

Para Humala, "Alan García cree que si logra hacer una combinación de estos dos impulsos nadie pararía a Perú hasta alcanzar una prosperidad con fuerte inyección extranjera. En ese momento seremos algo parecido a Puerto Rico y nuestro actual presidente capaz sea el abanderado de un plan de anexión".

Por los señalamientos, el Gobierno peruano ha negado la instalación de una base pero "tiene la visita de un alto mando militar norteamericano para conversar sobre la lucha antinarcóticos", finalizó.


Publicar un comentario

 Suscribirse a este Blog