viernes, abril 04, 2008

Los humanos llegaron a América por Siberia, revelan excrementos...

Excrementos con larga historia
BBC Ciencia

Un hallazgo de heces fosilizadas en Estados Unidos podría ayudar a resolver el misterio de cuándo y cómo llegaron los humanos a América.

Heces fosilizadas (Imagen: Denis L. Jenkins)
Los excrementos de la cueva de Oregón tienen unos 14.000 años de antigüedad.
El fósil de excremento -llamado coprolita- fue descubierto en una cueva en Oregón, en el noroeste del país.

Y según el estudio publicado en la revista Science es la evidencia más antigua de la existencia de los humanos en América.

La coprolita tiene unos 14.000 años de antigüedad, afirman los investigadores de las universidades de Oregón y Copenhague, Dinamarca.

Se piensa que los primeros pobladores de América fueron los clovis, una cultura que dominó el norte y centro del continente hace unos 13.000 años.

Pero hasta ahora ha habido mucha controversia sobre si hubo otros pobladores antes de los clovis.

Presencia humana

En el nuevo estudio, los científicos analizaron muestras de ADN de los 14 fragmentos de excremento descubiertos entre otros objetos que denotan la ocupación humana en el lugar.

Éstos incluían cuerdas hechas con ligamentos de animales y fibras vegetales, canastos, pieles de animal y pinzas de madera.

La presencia de estos artefactos en la cueva -afirman los investigadores- indica que ésta fue poblada durante extensos períodos.

Herramientas de los clovis (Imagen: Charlotte Pevny)
La cultura clovis fabricó sofisticados artefactos de piedra.
Según Thomas Gilbert, de la Universidad de Copenhague, y uno de los autores del estudio, "esto confirma la idea de que los nativos americanos vivieron en Norteamérica al menos 1.000 años antes de que llegara la cultura clovis".

Tras llevar a cabo análisis con técnicas de radiocarbono, los investigadores lograron recuperar en las heces fragmentos de ADN mitocondrial.

La mitocondria es el material genético que se encuentra fuera del núcleo de las células que la madre traspasa a sus hijos.

Varios análisis genéticos confirmaron que el ADN era humano.

Y la información mitocondrial obtenida de las heces, dicen los autores, vincula a las coprolitas con dos subgrupos genéticos de nativos americanos que surgieron hace entre 14.000 y 18.000 años.

Lo que demuestra que los residentes de esa antigua cueva de Oregón estaban relacionados a grupos étnicos indígenas de Siberia y el Este de Asia.

El estudio, dicen los expertos, apoya las teorías que sugieren que los primeros americanos llegaron de Siberia.

Y las antigüedad de las muestras encontradas indica que esa migración ocurrió antes de la emergencia de la cultura clovis.

Pero no se sabe quiénes fueron estos pobladores.



Publicar un comentario

 Suscribirse a este Blog