viernes, abril 18, 2008

El "Eurotufo" inunda Londres

El "Eurotufo" inunda Londres
Redacción BBC Mundo

Hombre tapándose la nariz
El fenómeno puso a prueba el olfato y hasta la honra de los ingleses.

"¡Hueles, Londres, y no a ámbar!", hubiera exclamado el Quijote de haber cruzado el Canal de La Mancha y amanecido este viernes por estas latitudes.

Mientras en el otro lado del Atlántico, la capital argentina, Buenos Aires, se vio cubierta de una nube de humo que dejó la ciudad virtualmente gris, varias partes de Inglaterra y Gales no le fueron a la zaga, aunque con otro fenómeno.

En efecto, no fue la vista, como en el caso de los porteños, lo que estuvo en juego, sino fuertes olores nauseabundos que pusieron en duda no sólo el olfato, sino la honra de los ciudadanos.

Por las calles de Londres y otras ciudades, pudo verse a más de una persona revisándose detenidamente los zapatos, mientras otros, camino al trabajo, apuraban su paso mirando de reojo al transeúnte de al lado.

Yo no fui

"La mejor forma en que puedo describirlo es probablemente como cloacas que se estaban quemando", dijo a la BBC un londinense, Dave Fuller.

"Esto fue hacia las ocho y media de la mañana. Pero todavía se podía oler a las 11 y noté que ya se había disipado hacia la una cuando salí a almorzar. Fue la primera vez que me sentí contento de estar dentro de la oficina", agregó.

La mejor forma en que puedo describirlo es probablemente como cloacas que se estaban quemando
Dave Fuller, habitante de Londres
Mientras otros habitantes de Londres -en especial los herederos de la lengua de Cervantes- tuvieron otro tipo de adjetivos para describir el fenómeno, el Servicio Meteorológico informó haber recibido cientos de llamadas telefónicas de gente preocupada por cómo olía el país.

Así lo informó a la BBC, la portavoz de esa oficina, Sarah Holland, agregando que para los técnicos británicos el "aparente aroma atmosférico" no pudo haber sido generado por la gente de este país.

Viene del continente

Campo
Algunos acusan a los fertilizantes usados en campos en el norte de Europa.
"Normalmente, los vientos aquí tienen dirección Oeste, proceden del océano Atlántico por lo que arrastran muy pocos niveles de contaminación", dijo Holland, para agregar:

"Básicamente, en los últimos días, hemos tenido fuertes vientos de dirección Este y como resultado el aire está llegando de Europa continental".

Los meteorólogos ya bautizaron el fenómeno como "Euro-whiff", o "Eurotufo", por su supuesto origen -según creen- en algún campos o fábricas de Holanda, Alemania y Bélgica.

Según Helen Chivers, también del Servicio Meteorológico, la hipótesis más probable es que se trate de emanaciones relacionadas con trabajos en el sector agrícola o industrial de esos países ?incluso Francia-, aunque se apura a aclarar que "no creo que haya forma de saberlo con certeza".

Mientras la empresa encargada de los servicios sanitarios de Londres (Thames Water) se apresuró a salvar su honra informando que ellos tampoco fueron, la duda sobre la causa de los particulares olores nauseabundos sigue flotando en el aire.

Aunque no para algunos miembros del Servicio Latinoamericano de la BBC, cuyas narices ni se enteraron de la anomalía, algo por lo cual no debe inferirse en forma necesaria y prematura sobre sus hábitos de higiene y urbanidad.



Publicar un comentario

 Suscribirse a este Blog