martes, abril 29, 2008

El austríaco, ante los tribunales

El austríaco, ante los tribunales
Redacción, BBC Mundo

Josef Fritzl
Fritzl abusó de su hija por 24 años y tuvo 7 hjios con ella.
El septuagenario austríaco que admitió haber cometido incesto tras haber encerrado a su hija en un sótano por 24 años, compareció este martes ante los tribunales, que ordenaron que debe seguir detenido.

La policía informó que Josef Fritzl, quien tuvo siete niños con su propia hija, también admitió haber incinerado el cadáver de uno de sus hijos, un bebé que murió en su casa ubicada en el pueblo de Amstetten (Baja Austria), a aproximadamente 130 kilómetros al oeste de la capital, Viena.

Fritzl, de 73 años, se encuentra bajo arresto en la cercana ciudad de St Pöelten. Su hija Elisabeth -que actualmente tiene 42 años- y seis de sus hijos fueron acogidos por asistentes sociales.

Un abogado de las víctimas indicó que el caso no mostraba signos de "fracaso institucional" por parte de las autoridades austríacas.

"Hasta ahora no hay señales de que las autoridades cometieron algún error", señaló el abogado Christoph Herbst, según informes de la agencia austríaca de noticias APA.

"Si hubiera habido un error obviamente hablaríamos de ello".

Sin embargo, los medios de comunicación en Austria se preguntan cómo estos crímenes tan graves pasaron desapercibidos por tanto tiempo.

En el sótano

Plano del sótano de Josef Fritzl

Las fotografías del sótano de Fritzl muestran una oculta red de diminutos compartimientos con paredes a prueba de sonidos que carecen de ventanas.

Su hija Elisabeth, desapareció cuando tenía 18 años el 28 de agosto de 1984, fecha en la cual, de acuerdo al testimonio que dio a la policía, su padre la llevó al sótano, la drogó y la esposó antes de encerrarla.

Se informó que Elisabeth fue obligada a escribir una carta de su propio puño y letra en la que decía que había huido de Amstetten.

El director de la oficina de asuntos criminales de Baja Austria, Franz Polzer, afirmó que Fritzl había admitido haber abusado sexualmente de su hija durante el tiempo que la mantuvo en cautiverio.

Polzer aseguró que Fritzl le dijo a los investigadores que Elisabeth había dado a luz a siete niños, entre ellos unos gemelos en 1996, pero uno de ellos murió poco después de nacido, por lo que Fritzl arrojó el cadáver del bebé en un incinerador en el edificio.

Los niños que sobrevivieron tienen entre cinco y 19 años.

Sin percatarse

LAS CLAVES DEL CASO
Elizabeth Frizl
Elisabeth reapareció tras haber desaparecido por 24 años.
Seis niños de los que Elisabeth afirma ser su madre, están bajo cuidado de los servicios sociales.
Uno de los hijos, Kerstin de 19 años, se encuentra gravemente enferma en el hospital.
El padre de Elisabeth, Josef Fritzl, de 73 años, fue arrestado bajo sospecha de incesto y rapto.
La policía informó que Fritzl confesó haber encerrado a Elisabeth y de haber tenido 7 hijos con ella.

Las habitaciones del sótano -que abarcan un área de aproximadamente 60 metros cuadrados- fueron acondicionadas para dormir y cocinar. También había un baño.

Una puerta de concreto reforzada fue construida en la pared que separaba al "calabozo" de la casa. La puerta cerraba y abría de manera electrónica y la clave sólo la conocía el sospechoso, quien proveía de comida y otros requerimientos a sus cautivos, reveló la policía.

Tres de los niños permanecieron en el sótano con su madre y hasta ahora nunca habían visto la luz del sol, señalaron las autoridades policiales en una conferencia de prensa.

La policía también dijo que los otros tres niños fueron adoptados o acogidos por el sospechoso, tras obligar a Elisabeth a que escribiera una carta en la que decía que no podía cuidar del bebé.

La esposa de Fritzl, Rosemarie, con quien éste tuvo también siete hijos, parece no haberse enterado de los supuestos crímenes, señaló la policía.

El jefe de seguridad de Baja Austria, Franz Prucher, dijo que él había visitado el sótano. Una vez allí, fue fácil de entender cómo el abuso no fue descubierto.

"El sótano es muy profundo. Allí se puede llorar lo más alto posible y nadie escucha, nadie. No se escucha nada", indicó Prucher.

Mapa

El supuesto abuso y la aparente doble vida que llevaba Fritzl salieron a la luz pública cuando la mayor de los hijos, Kerstin, de 19 años, fue ingresada en grave estado de salud en un hospital de Amstetten.

Se conoció que Kerstin se encuentra en coma.

Según informes de los medios de comunicación, los otros niños que permanecieron en el sótano gozan de buen estado de salud pero aún lucen muy pálidos.

De acuerdo con la corresponsal de la BBC en Austria, Bethany Bell, el caso hace recordar al de Natascha Kampusch, la adolescente austríaca que permaneció en un sótano de una casa en un suburbio de Viena por ocho años, y que escapó en 2006.

Nuestra corresponsal indicó que los habitantes de Amstetten se encuentran en estado de shock ante los eventos que se han registrado en su población, los cuales han recibido el repentino interés de la prensa mundial.



Publicar un comentario

 Suscribirse a este Blog