sábado, julio 05, 2008

Uribe había ofrecido públicamente garantías y hasta 100 millones de dolares por los Rehenes!

Periódico La Rioja, 31 de Marzo de 2008.
Uribe ofrece a los guerrilleros de las FARC el exilio sin pasar por la cárcel
Condiciona su oferta a que liberen a secuestrados, mientras Francia se muestra dispuesta a acogerlos si entregan con vida a Ingrid Betancourt

Uribe ofrece a los guerrilleros de las FARC el exilio sin pasar por la cárcel
El primer ministro francés, François Fillon, antes de ser entrevistado por la televisión TF1. / FRANÇOIS GUILLOT-AFP
El cambio dado por el presidente Álvaro Uribe sobre el acuerdo humanitario no podía haber sido más radical. De negarse a mencionarlo ha pasado a ofrecer un exilio seguro en Francia a aquellos guerrilleros que presos o en libertad -incluso con delitos de sangre- entreguen a secuestrados y especialmente a Ingrid Betancourt, cuya vida pendería de «un hilo».

Algunos analistas dicen que el gobernante colombiano, de popularidad arrolladora, pretende aprovechar el tirón tras las liberaciones conseguidas por su colega venezolano Hugo Chávez; otros piensan que no quiere cargar con las iras públicas que le lloverían en el caso de que Ingrid Betancourt fallezca en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El ex marido de la política de 46 años y padre de sus hijos, el diplomático francés Fabrice Delloye, se declaró el sábado «horriblemente inquieto» por el repentino cambio de actitud del gobierno uribista, en especial porque el vicepresidente Francisco Santos dijo que si ella muriera las FARC serían culpables.

«Tengo miedo de que Ingrid Betancourt se esté muriendo o ya esté muerta», afirmó, al tiempo que expresó que temía que Bogotá eluda responsabilidades para evitar el desenlace fatal.

Paralelamente, se conocía la generosa oferta del Gobierno formulada el sábado durante un consejo nacional de seguridad presidido por Uribe en San José del Guaviare, una zona selvática a 500 kilómetros de Bogotá con gran influencia guerrillera y donde fue vista recientemente la ex candidata presidencial franco-colombiana. Allí fueron recogidos también los otros seis políticos liberados por la vapuleada guerrilla de Manuel Marulanda 'Tirofijo'.

Por segunda vez en una semana, Uribe insistió en pasar la pelota sobre la suerte de los 750 secuestrados, y especialmente sobre la de los 40 canjeables, al campo guerrillero.

Desde el Guaviare, Uribe reiteró que los guerrilleros que deserten y devuelvan secuestrados recibirán millonarias recompensas, no irán a la cárcel y podrían vivir en el exilio, una posibilidad muy apetecible porque es conocido que las FARC persiguen y asesinan a sus traidores.

«Ese guerrillero que traiga consigo a los secuestrados y los libere, ese guerrillero no va para la cárcel. A ese guerrillero le vamos a buscar el mecanismo jurídico para que pueda estar en libertad», dijo.

El mandatario habló de la necesidad de que «las cosas se muevan y que estos guerrilleros tomen la decisión de abandonar la guerrilla y de liberar a los secuestrados y rápidamente, para que evitar que los secuestrados se sigan agravando». Sostuvo que los «guerrilleros están tan secuestrados como los secuestrados. Tan secuestrado está el guerrillero captor que está vigilando al secuestrado, como el secuestrado. Y terminan sufriendo por igual».

Recompensas

Uribe invocó la ayuda de los habitantes del Guaviare: «Si alguien de la comunidad del Guaviare nos puede dar una información se lo agradecemos inmensamente». Y reiteró que el Gobierno cuenta con un fondo de 100 millones de dólares (67 millones de euros) para «pagar recompensas a la comunidad» por informaciones que permitan liberar a los rehenes.

De todas formas, también hizo un llamamiento a las fuerzas de seguridad para seguir presionando a los rebeldes y peinando la zona buscando campamentos donde pudieran estar los secuestrados.

Las FARC entregaron en enero y febrero a seis de los políticos canjeables. El 1 de marzo sufrieron uno de sus peores descalabros con la muerte de Raúl Reyes en el bombardeo de un campamento instalado en Ecuador. Reyes era mano derecha de Tirofijo y portavoz de la guerrilla, que desde los años sesenta ha sido la más poderosa del continente, llegando a contar con 17.000 hombres. Pero tras los operativos militares propiciados por la política de Seguridad Democrática de Uribe está arrinconada en las selvas colombianas y, según el Gobierno, sus fuerzas se han reducido hasta los 8.000 miembros. Poco después, Iván Ríos, el 'intelectual' del Secretariado de las FARC, era asesinado por su guardaespaldas a cambio de una recompensa y para librarse del cerco militar.

Mientras tanto, el primer ministro francés, François Fillon, subrayó ayer que Francia está dispuesta a «acoger» a miembros de las FARC para lograr la liberación de Ingrid Betancourt, y consideró «muy importante» la propuesta de canje humanitario que hizo el presidente colombiano, Álvaro Uribe, a dicha guerrilla.

«Ya se lo había dicho a Álvaro Uribe y él mismo lo ha evocado en su última intervención: Francia está dispuesta a hacer todo lo necesario para conseguir la liberación de Ingrid Betancourt, y acoger a militantes de las FARC forma parte de ese esfuerzo», señaló Fillon en una entrevista a la cadena de televisión TF1.


Publicar un comentario

 Suscribirse a este Blog