martes, septiembre 18, 2007

Maní contra la desnutrición

Maní contra la desnutrición
María Elena Navas
BBC Ciencia

Niño desnutrido comiendo mantequilla de maní
El RUTF es un alimento completo y el niño desnutrido no necesita nada más.
Cada año mueren casi 10 millones de niños antes de cumplir los 5 años, y la mitad de estas muertes se debe a la desnutrición.

Ahora un nuevo programa basado en mantequilla de maní o cacahuate ha surgido como una poderosa herramienta para combatir el problema.

El proyecto, dirigido por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, se lleva a cabo en Malawi, en el África subsahariana, donde 70% de los niños sufre de desnutrición.

Pero gracias al uso de la mezcla enriquecida de mantequilla de maní, llamada Alimento Terapéutico Listo para Usarse (o RUTF en sus siglas en inglés), se han logrado recuperar cerca de 90% de los niños desnutridos.

"Es un alimento muy simple y muy rico en nutrientes que contiene cacahuates, leche en polvo, aceite, azúcar, y vitaminas y minerales agregados", explicó a BBC Ciencia el doctor Mark Manary, quien dirige el programa en Malawi.

"Esta mezcla, que es muy fácil de preparar, es un alimento completo, es decir, el niño no necesita comer nada más ya que el RUTF contiene todos los nutrientes que se necesitan".

"Y además es un alimento denso en energía, contiene muchísimas calorías en una pequeña cantidad", dice el médico.

Simple

El RUTF se produce localmente y según el experto es muy fácil de preparar.

El producto está disponible en centros de salud y se entrega a las madres para que alimenten a sus niños en casa.

Mark Manary alimentando a un niño en Malawi
El programa del doctor Manary ya comenzó a expandirse a otros países.
"Y los resultados hasta ahora han sido muy exitosos, ya que hasta 89% de los niños desnutridos que han participado en el programa se han recuperado", afirma el experto.

El programa de tres años fue diseñado para niños grave y moderadamente desnutridos, identificados según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Los investigadores eligieron 12 centros de salud rurales pertenecientes al sistema nacional de salud donde cerca de 3.000 niños recibieron el tratamiento durante ocho semanas.

Según el estudio publicado en la revista Maternal and Child Nutrition, un 89% de los 2.131 niños gravemente desnutridos que tomaron el RUTF en su casa se recuperaron.

Y 85% de los 806 niños moderadamente desnutridos que recibieron el RUTF se recuperaron.

"El producto es muy efectivo -afirma el doctor Manary- y las tasas de recuperación son extraordinarias".

"Demuestran que la mantequilla de cacahuate es un cambio enorme la alimentación de los niños malnutridos en África", agrega el investigador.

Éxito

Niña desnutrida comiendo mantequilla de maní
El alimento es rico en nutrientes y de alta densidad energética.
El tratamiento tradicional para la desnutrición moderada en Malawi, consiste en alimentar a los niños en casa con un alimento a base de harina de maíz.

Los niños gravemente desnutridos reciben en el hospital un producto preparado a base de leche.

"Hemos visto que con este tratamiento sólo un 25% de los niños logra recuperarse" afirma el doctor Mark Manary.

"Pero con el RUTF hasta 95% se ha recuperado", agrega el científico.

El programa no ha sido hasta ahora aplicado en operaciones de gran escala debido a los limitados recursos humanos y materiales.

Y otro obstáculo, como explica el doctor Manary, es el costo del producto.

La mitad de estas muertes (infantiles) se deben a que los niños no tienen suficiente alimento, así que este programa del RUTF ofrece una solución muy simple y muy poderosa contra ese problema
Dr. Mark Manary
"Es más costoso que el arroz, el maíz u otros productos básicos simples", dice el investigador.

"Lleva aceite, que lo hace más caro, pero lo que lo ha hecho muy costoso es la leche en polvo ya que el costo de la leche se ha duplicado en el último año", agrega.

"Pero comparado con lo que cuesta tener a un niño en el hospital y darle tratamiento allí, en realidad el RUTF no es costoso".

Una de las principales ventajas del RUTF es que elimina la necesidad de que personal médico supervise el tratamiento, ya que las madres son las encargadas de suministrarlo.

Además, una vez que los niños logran recuperarse y nutrirse, dice el experto, a menudo permanecen saludables.

"Las madres saben que la desnutrición es la principal amenaza a la existencia de sus niños", dice el médico.

"Y lo que más desean en esta vida es que sus hijos sobrevivan y crezcan, así que están dispuestas a hacer todo lo posible para asegurarse de que nunca les vuelva a ocurrir esto".

El proyecto, que recibe apoyo de UNICEF y el Programa Mundial para la Alimentación, ya ha comenzado a extenderse a otros países africanos.

Quizás algún día pueda llevarse a América Latina, si se encuentra un centro adecuado de producción de maní.

"Por el momento estoy dedicado a Malawi, donde desafortunadamente 20% de los niños menores de 5 años mueren", dice el pediatra.

"Y la mitad de estas muertes se deben a que los niños no tienen suficiente alimento, así que este programa del RUTF ofrece una solución muy simple y muy poderosa contra ese problema".



Publicar un comentario

 Suscribirse a este Blog