lunes, junio 11, 2018

Voyage: Rhada en París y las suecas son las más rápidas del mundo




Subject: Voyage: Rhada en París
Date: Tue, 18 May 1999 07:07:56 PDT

Salut mes amis,

Les hago un recuento de la visita que hizo Rhadamés a París. Para los que no lo conocen, Rhadamés es un muchacho que es profesor de la Escuela de Computación de la UCV y trabaja en el área de Computación Gráfica. Rhada (así lo llaman) está haciendo una pasantía en Alemania sobre realidad virtual. Aquí les va el cuento…

EMBARQUE

Gare du Nord (Estación de trenes)
El Miércoles (si, el mismo miércoles de las 3 fiestas) fui a la Gare du Nord a buscar a Rada. El tren supuestamente llegaba a las 12:05, pero ya yo, como siempre,  estaba en la Gare a las 11:30. Me puse a esperar dando vueltas por la estación hasta que por fin llego el tren por la puerta Nro.8. La gente empezó a salir y nada que sale Rhada, esperé un buen rato hasta que me dije, bueno, el Rhada no llegó, seguramente de apendejeado perdió el tren. Lo busqué por un rato más, por si acaso, y como tenía hambre me fui a comer en el McDonald’s que queda frente a la Gare. En ese McDo, te regalan un BigMac extra con el carnet de estudiante.

En la noche me llamó Claudia diciéndome que Rhadamés le había dejado un mensaje en la contestadora. Había llegado, a las 3pm y Claudia salió a buscarlo a la Gare a las 9pm. ¿Qué habrá hecho en todo ese tiempo?, me preguntaba.

EL RECORRIDO TRADICIONAL

Interior del Louvre
A todos los turistas que llegan visitándome a París les hago el mismo recorrido tradicional, que consiste básicamente en sacarles la mierda caminando. Claro, me saco la mierda yo también, pero ya yo estoy acostumbrado. El jueves a mediodía acordamos encontrarnos en el Arco del Triunfo. Después hicimos el paseo tradicional por Les Champs Élysées, comimos y nos fuimos caminando hasta el Louvre, pasando por La Concorde, Les Tulleries, etc.

Como es normal, Rhada quedó muy impresionado con el Louvre, es normal, esa broma es de lo más arrecho que hay. Seguimos caminando hasta llegar a la Catedral de Nôtre Dame, cruzamos uno de los puentes sobre el Sena hasta llegar al Barrio Latino, que es mi pateadero. Bajamos por el Boulevard Saint Germain, subimos por la Rue Soufflot hasta el Panteón y después fuimos caminando por la Rue Mouffetard, todos los caminos conducen a la Mouffe… En la Place Contrescarpe nos tomamos unas birritas, muy cerca de donde vivía Hemingway y terminamos comiendo comida mexicana.

Con Rhada, tomando cervezas en la Place Contrescarpe
El viernes me fueron a visitar a la Cité Universitaire. Comimos en el RestaU y salimos hacia Jussieu porque yo quería ver mi correo electrónico. Después caminamos de Jussieu a l’Île Saint Louis, y nos comimos unos helados sabrosos en la Maison Berthillon. Esos helados son buenísimos, yo me comí uno de mango con coco, sólo faltaba que hubiera de jobito de río.

Luego, continuamos de nuevo hacia la Catedral de Nôtre Dame , entramos a ver y después nos fuimos hasta Châtelet, en donde Claudia se antojó de pasear por la pervertida Rue Saint Denis. ¡Se nota que no han ido a Amsterdam! Bajamos toda la calle y llegamos a la Porte Lescot de Les Halles, en donde nos comimos unas crèpes con nutella muy buenas. Claudia nos dejó porque estaba invitada a cenar y yo me fui con Rhada a la CitéU.  Cuando Claudia terminó su cena nos llamó y quedamos en ir a la Bastille a tomarnos unas birras, pero al final nos quedamos hablando pendejadas en casa de Claudia hasta la madrugada. Dormimos allí y Claudia nos complació con un desayuno de arepas con cochino (yo no sé de dónde saca esas cosas, creo que del barrio chino).

En el Musée d'Orsay
El sábado visitamos el Musée d’Orsay, en donde hay una tremenda exposición de Los Impresionistas. Hay muchos cuadros famosos allí, entre esos hay cuadros de Van Gogh, Cezanne, Gaugin, Monet, Manet, Seurat y un largo etc, y lo mejor de todo: ¡con el carnet de profesor entro gratis!

Después fuimos a pasear por Pigalle y más tarde subimos a Montmartre, a ver el Sacre Coeur. Rhada se vino conmigo a la CitéU y por la noche salimos con Nacho, Belén y un sueco llamado Nicklaus a un barcito que queda en Oberkamps, al norte de la ciudad, algo lejos, por cierto.

LAS SUECAS SON LAS MÁS RÁPIDAS DEL MUNDO

El barcito a donde fuimos tenía un ambiente muy extraño, aunque bien, con la excepción de que nadie bailaba. Allí nos conseguimos a unas vecinas españolas, pero estas ya se iban y nos cedieron la mesa.

Bar en Oberkamps, fíjense en los detalles.
Nicklaus conocía a los de la mesa de al lado, que era suecos también, y se puso a hablar con ellos. En una de estas, una de las suecas se sienta a hablar con otra sueca, justo al lado mío y dándome la espalda; pero cada vez más pegada a mí. La sueca se seguía acercando, de espaldas a mí y ya estaba montando sus nalgas encima de mis piernas, no lentamente, la cosa iba rápido, y en menos de lo que canta un gallo tenía a una sueca desconocida sentada en mis piernas, y eso sin siquiera haberle visto la cara, que era lo que más me preocupaba. Yo le preguntaba a Rhada, ¿es verdad que esta jeva está sentada en mis piernas, no lo puedo creer? En una de estas se voltea hacia mí y pegando su cara contra la mía me pregunta en francés que si tengo fuego. Tanto se acercó que ni siquiera pude verla bien, para por lo menos saber si era bonita o no, uno nunca sabe y a lo mejor es un hombre, en París pasan esas cosas. La respuesta que pensé inmediatamente fue: tengo el fuego por dentro, pero como soy un tipo conservador, tranquilo, fiel y demás, me limité a preguntarle a Belén si tenía un yesquero. Belén aprovechó para pedirle un cigarro a la sueca, pero la sueca no le hizo casos, o en todo caso se hizo la sueca y se volteó de nuevo acomodando mejor sus nalgas entre mis piernas. En una de estas se paró, habló con Nicklaus y se volvió a sentar ¡en mis piernas de nuevo! Pendejá, yo había visto lanzadas en el mundo, en Cumaná, las Guayanesas, pero como esta ninguna. Y yo a estas, ni siquiera había podido distinguir si la caraja era bonita o no. Luego vino Nicklaus en plan de celestino y allí sí que la metió hasta el fondo. Me dijo: mira, agarra a esta sueca y llévatela para Venezuela para que mejores la raza por allá… No joda, allí sí que me arreché yo. ¿Qué raza ni que ocho cuartos? Mi raza mejoraría la tuya. La sueca como que sintió la cosa y fue quitando sus gélidas nalgas de mis piernas. Nosotros decidimos irnos. A esa hora no había metro, ni autobús, ni Noctambús, ni taxi que nos bajara desde donde estábamos, así que tuvimos que caminar hacia la Place de la République. Afortunadamente, un taxista muy simpático, un africano, aceptó que nos montáramos 4 personas en su taxi. Llegamos al fin a la CitéU y terminamos hablando pendejadas en la chambre de Nelson. Me dejaron un televisorsote grandote. Rhada durmió clandestino en mi chambre…

DESPEDIDAS

El domingo nos levantaron Carmen y Nelson para despedirse. A Carmen no la veré hasta septiembre y a Nelson hasta dentro de un mes. Quedo devastado…

Estábamos todavía muertos del sueño, así que nos dormimos otro ratito.  Luego, fuimos a comer al RestaU y partimos hacia el Louvre.

Notición: ¡TAMBIEN ENTRO GRATIS AL LOUVRE CON EL CARNET DE PROFESOR!

 Estuvimos nada mas como 3 horas y media en el Louvre, así que no vimos casi nada, sólo lo más importante (es en serio). De allí llevé a Rhada a la Tour Eiffel y lo deje después con Claudia y Diego. En la noche me llamaron y fuimos a comer crèpes cerca de la Tour Montparnasse....

Saludos

Luis Manuel

Publicar un comentario

 Suscribirse a este Blog