sábado, julio 28, 2007

Washington "rearma al mundo árabe"




Washington "rearma al mundo árabe"
Robert Gates, secretario de Defensa de EE.UU.
El plan sería uno de los temas en la gira de Gates por Arabia Saudita y el Golfo.

Dos de los más importantes periódicos de Estados Unidos develaron este sábado un plan del gobierno de George W. Bush que contempla entrega masivas de armas a países árabes por US$20.000 millones.

Según el "Washington Post" y "The New York Times", funcionarios de alto nivel proporcionaron detalles de este proyecto que la Casa Blanca tendría previsto elevar a consideración del Congreso la semana próxima.

Por otra parte, el anuncio oficial de este paquete podría tener lugar el lunes mismo, en coincidencia con el comienzo de una gira al Medio Oriente que inician ese día el secretario de Defensa, Robert Gates y la jefa de la diplomacia estadounidense, Condoleeza Rice.

Según la versión periodística, los acuerdos de venta de armas se ofrecerán a Arabia Saudita, Egipto, Bahrein, Kuwait, Omán, Qatar y los Emiratos Árabes, la mayoría de ellos gobernados por regímenes sunitas.

Los argumentos con los que la administración Bush presentará el plan para la consideración del Congreso, es la necesidad de contrarrestar el creciente poderío militar del régimen chiíta en Irán.

Temores regionales

Según los diarios, los funcionarios que develaron el plan, afirman que los países árabes sunitas, ven también con creciente preocupación el avance chiíta en el gobierno de Irak.

Soldado estadounidense en Irak.
La influencia de Irán en Irak será uno de los argumentos para respaldar el plan.
Mientras tanto, a fin de contrarrestar el impacto que este rearme masivo al mundo árabe puede tener en Israel, el proyecto contempla incrementar la ayuda militar a este país hasta un 43%, esto es US$9.100 millones más que en la última década.

El New York Times, dice que el gobierno israelí, planteó ya algunas objeciones al plan, entre otras la venta de bombas guiadas por satélite a Arabia Saudita, que podrían ser lanzadas contra su territorio.

Los artículos que aparecen en las primeras planas de los periodísticos coinciden en pronosticar una gran polémica para este proyecto, tanto dentro como fuera del Congreso, donde algunos puden condenarlo como un desencadenante de una escalada militar en la región.

Anticipan que el recurso argumentativo con el que la Casa Blanca intentará persuadir a las cámaras dominadas por la oposición demócrata, será que los países árabes ya están negocianco con otros posibles proveedores de armas.

En tal sentido aducirán el serio riesgo que representa Irán y su programa nuclear y que después de todo, si los aliados árabes van a adquirir armas de cualquier modo, es mejor que el proveedor sea Estados Unidos.
Publicar un comentario

 Suscribirse a este Blog