viernes, agosto 10, 2007

Huesos: esperanza para la diabetes



Huesos: esperanza para la diabetes
Los huesos podrían jugar un papel más activo de lo que se creía en la regulación de la química del cuerpo, afirman científicos.
Esqueleto femenino
El descubrimiento de que nuestros huesos son responsables de la regulación del azúcar en la sangre en modos que no se conocían antes, cambia completamente nuestra comprensión de la función del esqueleto y deja al descubierto un aspecto crucial de la energía del metabolismo
Profesor Gerard Karsent

Un equipo internacional descubrió que la molécula osteocalcina, producida por las células de los huesos, cumple un activo papel en la regulación de los niveles de azúcar en la sangre de las ratones.

Esto es importante en el desarrollo de la diabetes y la obesidad, y por eso el hallazgo publicado en la revista Cell, ofrece la esperaza de nuevas formas de tratamiento contra estas enfermedades.

Pero expertos han advertido que se necesita muchas más investigación para confirmar esta vinculación.

Los investigadores analizaron dos variedades de ratas con actividad alterada de osteocalcina, que es producida por células osteoblásticas en los huesos.

Una de las variedades carecía del gen de la osteocalcina y por tanto no tenía esta molécula, y la otra variedad tenía niveles aumentados de osteocalcina.

Función original

El director de la investigación, el profesor Gerard Karsenty de la Universidad de Columbia, señaló que "desde 1977 se sabe que la osteocalcina es producida por las células osteoblásticas en los huesos, pero no se conocía que tuviera una función".

Sin embargo, el equipo encontró una función novedosa de la molécula.

Huesos
Los huesos podrían jugar un papel activo en la regulación de la química del cuerpo.
Usualmente, un incremento de los niveles de insulina en la sangre va acompañado de una reducción en la sensibilidad a la insulina.

En ratones, un incremento de la actividad de la molécula estimuló las células pancreáticas a producir más insulina y, simultáneamente, condujo las células grasas a liberar una hormona llamada adiponectina, que mejora la sensibilidad a la insulina.

También estimula la producción de las células productoras de la propia insulina, que en la actualidad se considera uno de los mejores (aunque inasequible) potenciales tratamientos para la diabetes.

El aumento de la actividad de la osteocalcina también previno el desarrollo de diabetes tipo 2 y de obesidad en el primer ratón; y el que no producía osteocalcina desarrolló diabetes tipo 2 y mostró un incremento de la masa de grasa.

Nuevos tratamientos

"El descubrimiento de que nuestros huesos son responsables de la regulación del azúcar en la sangre en modos que no se conocían antes, cambia completamente nuestra comprensión de la función del esqueleto y deja al descubierto un aspecto crucial de la energía del metabolismo", señaló Karsent.

"Estos resultados revelan un importante aspecto de la endocrinología que no había sido apreciado hasta ahora".

Técnico de laboratorio sosteniendo un ratón
Investigadores realizaron el experimento en ratones de laboratorio.
El hallazgo podría proporcionar un nuevo objetivo terapéutico para ayudar en el tratamiento de la diabetes también en humanos, pues las personas con diabetes tipo 2 han mostrado bajos niveles de osteocalcina.

Los investigadores explorarán ahora el rol de la osteocalcina en la regulación de los niveles de azúcar en la sangre en humanos.

Mark Hunt, director de información científica en Diabetes del Reino Unido, calificó al estudio de "muy interesante."

"La investigación de la diabetes nunca había planteado la idea de que el esqueleto estuviera involucrado en el desarrollo de la diabetes".

"Potencialmente, esto podría abrir una nueva área de investigación"

Hunt dijo que esto podría conducir a un mejoramiento de la comprensión de las causas de la diabetes, pero advirtió que había que realizar nuevos estudios para establecer un vínculo concluyente entre la osteocalcina y la diabetes.

No hay comentarios.: