viernes, agosto 10, 2007

Megaoperativo de matraqueo


Yo sabía que el irresponsable de Jean Freddy nos estaba mamando gallo. Y es que ayer estuve por los lados de La Rinconada en el megaoperativo para sacar la Licencia de Conducir, que es mejor definir como un megaoperativo de matraqueo. Y no vayan a decir luego que soy un agente encubierto de la CIA.

Me fui bien tempranito en uno de los primeres trenes del día hasta la Estación de Metro de La Rinconada. No había ninguna señalización de como llegarle al megaoperativo, pero tuve la suerte de divisar a unos antipáticos funcionarios del INTTT que viajaban conmigo en el vagón, y me fui detrás de ellos. Cabe destacar las malas condiciones en que se encuentra el Hipódromo de la Rinconada. Estoy de acuerdo con que el Hipódromo no deba ser prioridad de ninguna revolución, pero el de la Rinconada es prácticamente un Hipódromo abandonado. ¿El juego del 5 y 6 ya no da para mantenerlo?.

Al llegar al sitio del operativo confusión total. Había varias colas larguísimas y no se sabía exactamente que cola era para que cosa. Conseguí por fin la cola de la licencia de conducir y llegué justo despues que u señor estaba revisando los trámites que yo tenía completos igual que los que estaban antes de mi. De repente, los que estaban delante de mi fueron dirigidos a otro sitio por un funcionario del INTTT y yo me fui detrás de ellos, pero el funcionario me interpeló que adonde iba yo. Yo le dije que estaba igualmente en la cola, y me preguntó que donde estaba el sobre. A los que estaban delante de mi no les pidieron ningún sobre, pero resulta que yo si debía buscar el sobre para solicitar la licencia. ¿Donde se consigue?. En la cola de los sobres que era mucho mas larga.

Me fui a la cola de los sobres y allí toda la gente estaba molesta porque no estaban vendiendo los sobres. Los comentarios eran que los funcionarios estaban bloqueando la venta de sobres para favorecer a los revendedores. Hubo un señor que se alteró denunciando que vió como le daban los sobres a un revendedor y hasta hubo agresión física hacia un revendedor de parte de los que estában haciendo la cola. Esperé mas de media hora sin que la cola avanzara hasta que llegó una funcionaria del INTTT diciendo que no se iban a vender mas sobres para los que pedían la licencia por primera vez, es decir NANAY para mi. Le pregunté a la funcionaria el porqué, y esta nerviosamente me dió un pequeño mareo.

Me salí de la cola evidentemente y me fui a la cola de las licencias a preguntar. En esta cola no había casi nadie y me dijeron que solamente iban a sacar licencia a los que vinieran con el sobre. El mensaje era claro, los sobres los estaban vendiendo los revendedores. Con evidente molestia e impotencia tuve que salir a buscar a un revendedor quien me consigió un sobre en notable deterioro, a un precio exhorbitante.

El sobre era el pasaporte al exito. El proceso de la prueba teórica era normal. Nos conducieron a un salón en donde nos aplicaron la prueba en la computadora y nos dieron un papelito para que fueramos cerca del banco Industrial a partir de las 10am a hacernos la prueba práctica. Lo único que tenía que hacer era esperar varias horas y manejar bien.

Al lado del Banco Industrial la confusión era total. Nadie sabía donde se iba a aplicar la bendita prueba. Todos hablaban de un cabo que en algún momento vendría en un Chevrolet Celebrity a hacernos la prueba. Los que ibamos a hacer la prueba nos guarecimos de la lluvia reunidos debajo de una matica y allí empezamos a alimentarnos de la experiencia de uno de los muchachos que había hecho la prueba el día anterior para otro tipo de licencia. Nos decía que el tipo llegaba en un carro destartalado negro, se estacionaba sin decir a nadie y a los que se daban cuenta les firmaba el papelito aprobándoles la prueba práctica.

El tiempo pasaba bajo la interperie de la lluvia y el sol. Ya los que ibamos a hacer la prueba habíamos conformado un ameno grupo que se desplazaba de una a otra parte del estacionamiento cuando había una alarma de que el tipo había llegado. Hasta que por fin, pasadas las 11 y media de la mañana alguien divisó un celebrity negro estacionado, con un tipo negro, vestido de negro, tal como era la descripción ya legendaria. Nos dirigimos en cambote hacia allá y el tipo, con evidentes signos de rumba y trasnoscho del día anterior nos preguntó si habíamos traido el carro para hacer la prueba. Despues supimos que el único objetivo de esa pregunta era matraquear a los incautos que confesaban haber manejado hasta allí sin licencia. El tipo nos pidió 5 minutos y algunos ripostaron que le habíamos dado ya mas de hora y media. El tipo se tardó como media hora mas...

Al llegar, nos pidió que nos dispersáramos un poco para que la gente de inteligencia no viniera y descaradamente pidió 10 mil bolivares por persona porque sino nos rasparía en la prueba!!!. me pareció increible que nadie protestara, pero despues caí en cuenta que despues de haber esperado ya casi 5 horas bajo el sol y la lluvia, nadie quería perder el día por 10 mil bolivares y así, ordenada y cívicamente hicimos nuestra colita para que el tipo, una vez recibidas las 10 lucas, procediera a firmarnos la aprobación de la prueba práctica de conducir.

De allí todo fue fácil. Regresamos al sitio de la prueba práctica y esperamos. En la espera vimos como ante los ojos de todos, sin esconderse siquiera, una muchacha muy jóven, previo pago de una tarifa que desconozco, tuvo el privilegio de ser asesorada en la prueba teórica por un funcionario del INTTT y de ser exonerada de la prueba práctica. Todos vimos como obtuvo su Licencia de Conducir antes que todos nosotros.

Cuando fui al operativo, tambien pensaba realizar los trámites del registro del carro. desistí porque la cola era larga, muy larga. Al parecer había gente que había pernoctado ya dos noches seguidas en la cola. Los puestos se vendían a una tarifa de la que yo no disponía. De otra manera, no estaba de fuerzas para la proeza.

Al final me fui con mi Licencia, sin haber podido registrar el carro. La sensación de impotencia con la que salí de allí es inexplicable. Una sensación de haber sido ultrajado por una gente que ha hecho del matraqueo su oficio. Ahora, según ellos mismos viene un operativo nacional de pedir los papeles del carro. Cuál será la tarifa esta vez.


1 comentario:

Jeanfreddy dijo...

Coño! qué cagada y yo creyéndome que la vaina era una maravilla!